Festival de Málaga: CALLBACK, apagado o fuera de cobertura

Los aplausos y gritos en un pase de prensa pueden indicar todo o nada a la hora de predecir el palmarés de la película que se jalea. Ya decimos, antes de nada, que hemos salido con una sensación de escepticismo tras ver Callback, no sabemos muy bien si por el planteamiento que tiene o por los cuarenta minutos que tienen que pasar –de un total de ochenta– hasta que ocurra algo.

callback

Mi compañero, ha salido bastante enfado tras su visionado; en cambio a mí simplemente me ha parecido una película normal disfrazada de nadería, cuyo mensaje no es que sea precisamente sutil, enmarcada dentro de un género que podríamos definir como ‘costumbrismo dramático’ o algo por el estilo, pero jamás como ‘ psicológico’ como el propio la presenta en su programa.

Su actor principal es Martín Bacigalupo, que además co-escribe la historia, lleva todo el peso de Callback, conduciéndonos a través de este viaje a la cotidianidad de los días de alguien con más sueños de triunfo qué capacidades para relacionarse socialmente y que clava con atino lo que le pide su personaje, ese alejamiento de las maneras humanos y una cercanía más que latente con el lado oscuro del ser humano.

Probablemente, como nos pase casi siempre, nos equivoquemos y estemos ante un nuevo tipo de cine que saldrá victorioso allí donde vaya, aunque imaginamos, que para descubrir eso, tendrán que ir a verla. Y poco más podemos decir de Callback, en serio que nos gustaría compartir el entusiasmo por esta película, pero es que cuanto más tiempo pasa desde que la vimos, más frío nos deja.

Deja un comentario

You May Also Like

Hipócrates, Anatomía de Grey a la francesa

Tengo que descubrirme ante todos. Esperaba algo más con Hipócrates. No es que la película sea mediocre pero después de saber que contaba con siete nominaciones a los premios Cesar…
Ver entrada

Blue Jasmine, Woody Allen haciendo cine social

Cita anual con el maestro, y como siempre que habla el maestro nosotros nos tenemos que callar. Incluso cuando se equivoca tenemos que guardar silencio porque hasta de esos errores se aprende. Y porque es el maestro, porque lleva lo que lleva a sus espaldas se le debe un respeto y un compromiso, el de estar, año tras año hasta que la luz se apague, sentado en la butaca a ver que nos tiene que contar, con qué nos quiere remover el alma. Woody Allen haciendo cine social. Si me lo llegan a decir hace un tiempo hubiera soltado una carcajada. Pero la actualidad manda, y esta crisis que estamos viviendo ha afectado hasta a los protagonistas de las películas de Allen, la clase alta. Esa clase alta rancia, que se cree que se merece estar donde está por encima de los demás, y si de paso pisotea al resto mejor.
Ver entrada

Money Monster, el sueño del dinero produce monstruos

Jodie Foster ha dejado a un lado la interpretación y prefiere ponerse al otro lado de las cámaras como directora. Parece que le ha cogido gusto a eso del suspense…
Ver entrada