Festival de Sevilla: La sapienza, trascendencia sin alma

Es una pena que todo el de luz e ingenuidad que desprende esta película quede sepultado por una imposición estilistica demasiado formal, forzada y artificial. Los actores no actúan, se comportan de manera robótica y declaman mirando fijamente a cámara cual androides sin sentimientos. La realización es plana y a veces hasta rancia. Y el guión, lleno de referencias y reflexiones cultas y elevadas, no deja de ser un cuento naif y amanerado, casi rozando el cliché, acerca del despertar tras la pérdida.

No estoy seguro si la intención del director Eugène Green es hacer reir al espectador. En algún momento parece claro que sí (un pequeño gag con un turista iltaliano), pero en otros la mirada extraviada del actor desarman cualquier acercamiento a la seriedad y te acercan más a un primer plano de en Muchachada Nui que al éxtasis religioso ante una obra arquitectónica.

La sapienza

Indiscutiblemente es posible deleitarse simplemente con el viaje de los protagonistas por tierras italianas, y el paseo por Stresa, Turín o acompañados por las explicaciones arquitectónicas de la obra de Francesco Borromini hacen que el paseo no haya sido en balde.

En este cine teatral, literario, impostado e intelectual se hecha muy en falta un pequeño toque de naturalismo y de compicidad con el público. Y es que al señor director (por muy fan que sea de Oliveira) le falta mucha mano para acercarse levemente al hacer de Éric Rohmer.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Pingback: Cine en serio
  3. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

La alegría de las pequeñas cosas, el cielo puede esperar

No sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos. Esa es la premisa sobre la que gira La alegría de las pequeñas cosas, adaptación de Momentos de inadvertida felicidad, libro…
Ver entrada

Festival de Málaga: 321 días en Michigan

Mucho se ha publicitado estos días, al menos en el entorno del Festival de Málaga, que 321 días en Michigan era la primera película a concurso que se había rodado…
Ver entrada

El día del espectador: «Aquí llega Condemor, el pecador de la pradera» de Álvaro Sáenz de Heredia

El verano es una época estival que está muy bien si tienes una serie de concesiones en la monotonía diaria, cosas que te permiten escapar de los días de intensa…
Ver entrada