Festival de Sevilla: Misunderstood, divertido desastre

La primera escena de Misunderstood (Incompresa en su título original italiano) ya nos pone alerta del tono que con enorme rigurosidad va a seguir Asia Argento en su película: un feismo ochentero con altas dosis de exageración a la italiana. Una vez superada esa primera secuencia de colores desvaidos e interpretaciones exageradas vamos a encontrar la visión del mundo a través de los ojos una niña de 9 años llamada Aria.

Establecer algún tipo de paralelismo autobiográfico con la propia Asia Argento es realmente tentador: desde la similitud del nombre al contexto temporal de la historia está claro que Asia Argento, hija del mítico Darío Argento, habla de un mundo que conoce. El universo decadente de la farándula afectará enormemente a la pequeña Aria que ve como su padre actor y su madre pianista no tienen tiempo para hacerse cargo de una niña tan rara. Ya desde el título queda claro que es una incomprendida, y lo único que nos queda es seguirla en su ir y venir de casa en casa, de desastre en desastre, alguno más divertido que otro.

Incompresa Argento

Misunderstood no se toma demasiado en serio a si misma de forma que es fácil entrar y salir de ella sin que su visionado ni nos cale ni nos perturbe demasiado. Más allá de la opción estilística de puesta en escena antes comentada poco más rescatable hay en una película que a veces nos produce sensaciones de ya vista si recordamos otras películas de niña incomprendida por sus padres. Aun así siempre es agradable ver a Charlotte Gainsbourg modulando su personaje de señora desequilibrada en el que parece haberse especializado.