Festival de Sevilla: El capital humano, la crisis era esto

Cuando dentro de 20 años veamos como el cine reflejó la occidental que vivimos en estos momentos, películas como la Relatos salvajes o la italiana nos servirán para darnos cuenta que esto, más que una económica, es una crisis moral: una basada en el mirar para otro lado ante las desgracias ajenas, es decir, un egoísmo social disfrazado con el traje del liberalismo salvaje confundido con la libertad de poder pisar al prójimo sin pudor.

También resulta curioso que El capital humano estructure su narración de modo parecido a Relatos salvajes: sin en la los episodios no tenían conexión más allá de su espíritu, en la italiana las cuatro historias y el epílogo forman parte de un todo que se estructura según los puntos de vista de cada personaje. Cada uno de ellos reacciona y llega al mismo trágico punto de diferentes formas pero con el factor común de que todos ellos actúan, a veces sin tenerlo en cuenta, de forma egoísta, tal y como la sociedad les ha enseñado que deben hacer.

El capital humano

La mirada que posa El capital humano sobre sus personajes no está exenta de crítica pero también se produce un acercamiento para que nos identifiquemos con estos seres que, en un momento dado, podríamos ser nosotros mismos. Nada de esto sería posible sin un magnífico plantel de actores donde destaca Valeria Bruni-Tedeschi encarnando a una Jasmine que ya empieza a ser habitual en nuestra realidad. Asimismo, el balance entre el tono cómico y el drama hacen de una película muy asequible a la vez que entretenida.

¿Y a que estamos esperando en España para tomar el toro por los cuernos y hablar de nuestro presente sin dogmatismos ni maniqueísmo? Capital humano tenemos para hacer no una sino una docena de películas como esta. ¿Será que nos vemos demasiado bien y los malos siempre son los otros?

0 comments
  1. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

SEFF2015: Two friends, triángulo de amor bizarro

El debut en la dirección de un largometraje del actor Louis Garrel tiene cierto aire desvaido, desgarbado, como de andar por casa, claro que no en cualquier casa vive el…
Ver entrada

El último acto, juventud divino tesoro

En el Reino Unido los grandes actores teatrales abundan, uno de ellos es Sir Michael Gifford, un envejecido Brian Cox con Párkinson que necesita cuidados las veinticuatro horas del día.…
Ver entrada

El hobbit: un viaje inesperado, extendiendo la aventura

Cuenta Peter Jackson que las versiones extendidas de El Señor de los Anillos no estaban concebidas para ser vistas en los cines como una película cualquiera sino que estaban pensadas…
Ver entrada