Festival de Sevilla 2019 (Sección Oficial): “Martin Eden”, “Tommaso” y “Longa Noite”

Este año, la selección de películas del Festival de Cine Europeo de Sevilla en Sección Oficial está destacando por su gran calidad y por ofrecernos obras que dialogan con la tensión entre lo colectivo y lo individual, es decir, lo político. Así, Martin Eden de Pietro Marcello toma la novela de Jack London para enunciar el mencionado conflicto; Tommaso de Abel Ferrara habla de la responsabilidad de un director de cine para con su presente tras un pasado tortuoso; y Longa Noite de Eloy Enciso, una oportuna reflexión política sobre el pasado para entender el presente.

Sección Oficial: Martin Eden (Pietro Marcello)

Martin Eden de Pietro Marcello

Tras el éxito de Bella y perdida, Premio Joven en el Festival de Locarno en 2015, el director italiano Pietro Marcello sorprendió con su proyecto de llevar a la pantalla la novela Martin Eden. Tras una obra anterior donde documental y ficción se fundían formal y temáticamente había curiosidad por el salto a un gran relato como el de la novela de Jack London, la historia casi autobiográfica de un marinero que logrará el éxito como escritor de forma autodidacta.

La película de Marcello posee el aliento épico que el relato necesitaba: Martin Eden es una historia de amor, política e incluso de aventuras. Durante toda la obra el conflicto entre individuo y sociedad, aquí con el socialismo como referente, es el motor de la tensión que el italiano rueda con majestuosidad pero sin engolamiento. Pietro Marcello consigue recoger el lirismo de gran relato de un Visconti (o Lean) y traerlo a un presente sin que nada suene arcaico. Todo lo contrario, Martin Eden es tanto en forma como en fondo una película tremendamente actual en un tiempo donde la cultura cada es más despreciada en pos de otras cosas más útiles. El ganador de la Copa Volpi a la mejor interpretación masculina en Venecia, el actor Luca Marinelli, consigue transmitir la complejidad de un personaje que comienza inocente y vulnerable y se acaba tornando en cínico y arisco. Aún así, se siente quela película descarrila en su tramo final, como si a Marcello no le interesase demasiado el éxito de su personaje y decidiese acelerar el ritmo de lo que había venido siendo una película-río de sutiles elipsis. Un pequeño tropezón final que separa a Martin Eden de la enorme obra que podría haber sido.


Sección Oficial: Tommaso (Abel Ferrara)

Tommaso de Abel Ferrara

El director Abel Ferrara dejó hace unos años sus múltiples adicciones y se trasladó a Italia con su familia, con el objetivo de comenzar una nueva y sana vida. Tras el rodaje de Pasolini y la realización de varios documentales, el director neoyorquino vuelve a contar con Willem Dafoe, su más ferviente colaborador, con el permiso de Christopher Walken para Tommaso, la historia de un director de cine americano que vive en Roma luchando con sus demonios y su reciente paternidad.

El carácter autobiográfico de Tommaso es más que evidente no solo por el hecho de que el propio Ferrara use a su hija de tres años como hija del personaje de Dafoe, sino por la muy interesante textura conferida a la imagen: la película hace gala de una imagen digital cruda, con un grado de realismo que nos hace imaginar por momentos a Dafoe y Ferrara como únicos asistentes a un rodaje entre amigos. Por supuesto, los viejos demonios son los de Ferrara-Dafoe que incluso se permiten jugar y bromear con esos tópicos de artistas torturado tan gratos al cine a la vez que reflexionan sobre la obra de ambos con un final tan sorprendente como lógico. Tommaso se mueve en esa nebulosa de ficción y realidad, tanto dentro como fuera de la pantalla, hasta convertirse en una confesión dolorosa: los monstruos siempre seguirán ahí, acechando, esperando el momento de debilidad para volver a morder. Ferrara y Dafoe entregan su corazón sin tapujos en una obra tan visceral como contundente.


Sección Oficial: Longa Noite (Eloy Enciso)

Cerca de siete años ha tardado el director gallego Eloy Enciso en levantar su segundo largometraje tras presentar Arraianos en el Festival de Sevilla en 2012. En aquellos tiempos se comenzaba a hablar de un Novo Cinema Galego y nombres como los de Oliver Laxe, Lois Patiño o Diana Toucedo aun no eran comunes entre los más cinéfilos. En cierto modo, la película de Enciso fue una de las puntas de lanzas de una generación que a día de hoy sigue existiendo a la sombra del panorama cinematográfico español que sigue ignorándola.

Longa Noite

Eloy Enciso propone en Longa Noite una visión de la posguerra española más reflexiva que didáctica, es decir, más cerca de Straub-Huillet que de Amenábar. De los cineastas franceses toma el gusto por la discursividad: mediante extensos monólogos y diálogos extraídos de de obras teatrales y novelas de Max Aub, Alfonso Sastre, Luis Seone o Ramón de Valenzuela, con el añadido de cartas de presos del franquismo, Longa Noite desarrolla tres capítulos sobre lo público, lo íntimo y el encierro, es decir, la ausencia de lo primero y lo segundo. A Enciso le acompaña el imprescindible Mauro Herce, director de fotografía de Lo que arde, El mar nos mira desde lejos y director de Dead Slow Ahead, que aporta unas texturas, tanto en edificios como naturaleza, que engrandece los textos sin entorpecerlos. Se podrá achacar a Longa Noite de cierto carácter literario que puede hacerse cuesta arriba, pero no cabe duda que el compromiso político del director gallego es más que necesario, sobre todo teniendo en cuenta los tiempos que corren.

Por último, no podemos dejar de reseñar lo oportuno de la película de Enciso: proyectada en el Festival de Sevilla justo el día después de las elecciones generales del 10 de noviembre, su reflexión sobre los vencedores y vencidos y las loas al Generalísimo por algún personaje hicieron que a un servidor le recorriese un escalofrío al recordar que el día anterior se había confirmado el regreso del espectro del dictador gallego a las Cortes Españolas.