Festival de San Sebastián 2021 (Sección Oficial): «As in Heaven», «Blue Moon» y «I want to talk about Duras»

2021 es un año raro para el por muchas razones: la recogida de entradas a las siete de la mañana (solo para acreditados de clase B), el público a medio gas y las mascarillas en el cine. Es curioso este tema, que no pocos nos preguntamos cuando su uso se hizo habitual: ¿Trataría el cine de mostrar la realidad pandémica o haría como que no ha pasado nada? De momento, dos películas, Un amor intranquilo y Bad luck banging or loony porn, han mostrado los mismos típicos tópicos del mundo con mascarillas: la gente que la lleva por debajo de la nariz, los que se cuelan en interiores sin ella, los obsesos, los que quieren volver a la vida anterior lo antes posible. El cine como símil de la vida. 

Bienvenidos al tercer día del Zinemaldi, el que no te hace sentir culpable por pegar cabezadas en según qué cosas. Bienvenidos.

As in Heaven (Tea Lindeburg) ⭐️ ⭐️½

La primera escena de As in heaven propone una narrativa de fantasía: la sangre cayendo del cielo encapotado, el campo de trigo en el que la protagonista no puede evitar dejarse llevar… Y, de repente, llegamos a la realidad: finales del siglo XIX, en una granja danesa. La misma chica se está preparando para ir al día siguiente a estudiar (contra los designios de su padre) mientras su madre empieza a desvanecerse tras complicaciones en su parto. La fantasía estimulante de sus primeros compases se abandona y vemos una película bien realizada pero que deja una inevitable sensación de deja vu: estupendo, pero todo esto ya me lo han contado antes.

As in Heaven

La que, antes de crecer, ya debe ocuparse de una maternidad ajena; el patriarcado imperante en el siglo XIX; la libertad ansiada que puede representarse de maneras más o menos atractivas; la consciencia de la propia sensualidad; los miedos y el dolor de las niñas al enfrentarse por primera vez a un vacío en su vida; la presencia siempre continua de la moral y la iglesia; la niña que en una sola noche pasa a ser adulta a la fuerza… Todos estos temas están narrados de manera tan efectiva como estéril en As in heaven, sin que nada se salga del camino marcado o haga algo por provocar nuestro interés.

La película tiene un exceso de aflicciones y lamentos que no llevan a ningún sitio, y los personajes no son lo suficientemente interesantes para mantener por sí mismos una historia tan frágil y vacía como esta, que tiene un par de ramalazos donde parece que Tea Lindeburg, la directora, quiere salirse del camino marcado (y muy influenciado por Dreyer) pero se queda sin fuerzas a mitad del trayecto. Una pena: está claro que Lindeburg sabe lo que se hace tras la cámara, pero esta vez le han faltado tesón, astucia y ganas. 


Blue Moon (Alina Grigore)⭐️ ⭐️½

Aunque Blue Moon tiene algunas ideas interesantes (el concepto de entendida como una cárcel, el deseo de huida como parte de una personalidad sin desarrollar, las convenciones sociales en torno al sexo, la violencia siendo ls más típica reacción ante lo que no se entiende), la película no termina de hacer nada con ellas: las aboceta y espera que los demás terminemos de hacer el dibujo. Pero no ocurre, en parte porque los personajes son simples personajes de cartoon que no evolucionan y solo tienen un par de rasgos marcados.

Blue Moon

Dicho de otra manera: si quieres presentar a un hermano especialmente violento con su familia, no es necesario que lo hagas mostrando de manera continua sus abusos, sin que nadie saque ninguna lección de ellos. En el minuto uno, la protagonista quiere irse porque no aguanta ya la estupidez del resto de su familia, que la maltrata por ser la inteligente. En el minuto 80, estamos exactamente en el mismo punto. Es exasperante, aburrido y empaña los logros de Blue Moon y su riesgo a la hora de mostrar la violencia dentro de la o el menosprecio hacia la gente con talento por parte de los mediocres.

Blue Moon podría haber aspirado a mucho en esta sección oficial, pero todo parece indicar que se ha quedado en agua de borrajas, lo que no debería languidecer el estupendo (aunque algo estridente) trabajo de Ionout Achivoaie, que eleva este telefilme de media tarde a una película más o menos digna de la Sección Oficial.


I want to talk about Duras (Claire Simon) ⭐️½

En los 80, el amante de Marguerite Duras, Yann Andréa (38 años menor que ella y, además, homosexual), concedió una hablando de lo que suponía ser el amante de una gloria literaria y cinematográfica. Las cintas fueron pasando de mano en mano hasta que finalmente se publicaron de manera íntegra. Esta película es una dramatización de esa entrevista. Literalmente. Son dos personas hablando en plano secuencia con pequeños insertos (grabados, dramatizaciones, imágenes de archivo) que, siendo sinceros, no evitan que la película tenga una pregunta flotando durante todo el metraje: ¿Por qué?

¿Por qué I want to talk about Duras existe? Si alguien se muestra interesado en el material original, está disponible, y el film no aporta contexto o situaciones adicionales en las que se puedan entender mejor los porqués de su relación. Son dos personas hablando del amor más tóxico del mundo como si fuera belleza pura (él disfruta de estar alienado y vivir solo para tener relación con ella) y, al terminar, una voz en off nos dice que las cintas acabaron en manos de un familiar de Yann. Chispum. 

Está bien dirigida y bien interpretada, con una fotografía perfecta y un montaje ideal, pero el propio concepto de la cinta está tan roto, es tan absurdo, que cualquier intento de defensa de la misma vuelve a la misma pregunta: para alguien interesado en Marguerite Duras, ¿qué le aporta esta película? Y a alguien que no, es aún peor: su primer contacto con ella será el de una mujer déspota, homófoba y controladora. Lo siento, pero no.

Deja un comentario

You May Also Like

Festival de San Sebastián 2019 (Sección Oficial): «La trinchera infinita» y «Proxima»

Es el segundo día de festival, y ya se pueden ver algunas estampas desoladoras, como el pase de los ocho episodios de Vida perfecta, la (por los dos capítulos que…
Ver entrada

Atlántida Film Fest: Wrong

Con su primera película Rubber Quentin Dupieux nos mostró, como bien decía Alexliam en su crítica, que lo suyo era el No Sense. En Wrong da el protagonismo a un señor que no…
Ver entrada

Géminis, Will Smith al cuadrado

Si echáis de menos ese cine de acción noventero a lo John Woo con poca profundidad, escenas atiborradas de golpes y castañazos de todos los colores y secuencias de acción…
Ver entrada