Festival de Málaga: La vida inesperada

Festival de Málaga
Jorge Torregrossa, que ya presentó Fin en el hace un par de años, presenta con su segunda película un guión de Elvira Lindo rodado en e interpretado por y Raúl Arévalo. Ha sido este un gran colofón para una Sección Oficial del de Málaga repleta de películas mediocres que no serán recordadas dentro de un par de semanas (aunque algunos aun tengamos pesadillas con ciertos largometrajes de los vistos durante esta semana).

La vida inesperada es la historia de dos primos españoles en Nueva York: Cámara, un actor que sobrevive como puede en la Gran Manzana, y Raúl Arévalo, visitante fugaz que quiere replantear su vida. Ambos llenan sus personajes de matices demostrando con creces que son dos actores soberbios, capaces de mezclar con soltura drama y comedia. La pareja que forman es sobresaliente, en un un continuo toma y daca del que sale beneficiada la película.

El necesita guionistas como Elvira Lindo. Así de contundente. La capacidad de ser tierno sin ser ñoño y sensible sin ser pasteloso es el principal sello de todos los guiones orientados a la que la escritora madrileña tiene en sus espaldas. Pero sobre todo son destacables esos diálogos que emanan un gran trabajo de escritura pero que en ningún momento suenan forzados ni artificiosos. Igualito el argentino que aparece aquí que el de otra de las películas vistas en el festival.

La vida inesperada

Lindo ya tuvo en su momento a Miguel Albaladejo como director de cabecera antes de que éste hundiese su carrera en la mediocridad. Ahora parece haber encontrado en Torregrossa a un perfecto aliado que maneja con rotundidad los ritmos y diferentes tonos que La vida inesperada trabaja. Su forma de rodar la ciudad no es la de un turista fascinado por las luces sino la de un cineasta que ha sabido captar la psicología de estos extranjeros llenos de sueños.

Es La vida inesperada una película sobre los sueños rotos y el saber vivir con la losa de no verlos cumplidos, o al menos no como habíamos imaginado. Pero no hay moralina ni condescendencia en su discurso ni en su manera de tratar a los personajes, hecho que la hace más grande aun.

Dejar la mejor película vista en el , con permiso de 10.000 km, es un movimiento arriesgado pero que al menos nos hace irnos con el buen sabor de boca tras una semana de cine irrelevante.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

It: Capítulo 2, payasadas sin gracia

Puede parecer que el mito del payaso malvado y asesino ha existido toda la vida, pero es un fenómeno más bien reciente. Antes de los asesinatos de John Wayne Gacy…
Ver entrada

Al final del túnel , un invitado sorpresa

Los ladrones ya no son lo que eran. Ahora en Argentina los guantes blancos han desaparecido o se usan de una manera diferente a la antigua, como tapar la boca…
Ver entrada

Festival de Málaga 2017: Inauguración, EL BAR

La carrera de Alex de la Iglesia ha llegado a un punto de no retorno en el que al igual que esperamos sus películas con interés, acabamos sufriendo una decepción…
Ver entrada