Festival de Málaga: Dioses y perros

Festival de Málaga
Los prejuicios siempre juegan malas pasadas. En el tenemos la costumbre de menospreciar a todo actor guapete que provenga de la televisión y darle el sambenito de mal actor a la mínima. Ya nos pasó el año pasado cuando Mario Casas nos dejó con un palmo de narices con sus interpretaciones en La mula y Las brujas de Zugarramurdi, y este año le ha tocado el turno a Silva que sostiene magníficamente y perros.

La película de David Marqués nos sumerge en la vida de Pasca, un antiguo boxeador metido a sparring que tiene que sacar adelante varios dramas de su día a día, mientras conoce a una profesora de colegio con la que comienza una relación. Es por tanto y perros una película más centrada en el retrato de un personaje que en narrarnos una historia al uso. Ahí es donde el buen hacer de Silva se muestra fundamental para que el andamiaje no se caiga, cosa que está a punto de suceder en muchos momentos. Todo el grupo de actores que rodea a Silva también resulta más que convincente logrando que en el apartado actoral la película no tenga fisuras.

Dioses y perros

Pero sin quedarnos claro muy bien por qué y perros echa por tierra todo lo conseguido con esfuerzo durante sus primeros 80 minutos para darnos un final precipitado, incoherente e incomprensible que desgracia todo lo que podría haber dado. Una verdadera lástima que tan desafortunado desenlace desgracie lo que podría haber terminado siendo una película más que notable y acabe siendo una correcta cinta al servicio de un actor que promete darnos grandes momentos.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. mi chico es súper fan porque le hemos visto ya en varias películas y nos ha gustado mucho así que le veremos también aquí. Estoy repasando ahora todas las pelis del festival que no he podido hasta ahora y marcando las que quiero ver 🙂

Deja un comentario

You May Also Like

Festival de Málaga: No llores, vuela

Una norteamericana, un irlandés y una francesa protagonizan una película escrita y dirigida por una peruana y hablada en inglés. Este largometraje sirve para inaugurar el Festival de Cine Español de Málaga, porque hay varios productores españoles implicados en el tema. Lo sé, esto empieza como un chiste malo, pero es que ha sido difícil intentar empezar esta crítica sin mencionar la escasa condición española de No llores, vuela. Entiendo que la elección de esta película tenga la intención de atraer las miradas hacia el festival con una producción compuesta por actores internacionales (que por cierto no han venido a presentar la película). Pero opino que lo deseable hubiese sido compensar y dar aire a alguna otra película más necesitada de focos, sobre todo cuando la clausura también estará protagonizada por el idioma de Robert Duvall. Pero bueno, vayamos a la película.
Ver entrada

Festival de Málaga 2019: «A pesar de todo», miedo a la furia

De un tiempo a esta parte, la frase <<lo importante del viaje son los amigos que hacemos en el camino>> me parece cada vez más un meme. No en balde,…
Ver entrada

Un dios salvaje, divertida y surreal tristeza

No es la primera vez que Polanski se impone el reto de encerrarse entre cuatro paredes. En 1994 ya adaptó una pieza teatral de Ariel Dorfman, La muerte y la…
Ver entrada