Festival de Málaga: Ayer no termina nunca

La película Ayer no termina nunca ha inaugurado la decimosexta edición del de Málaga de Cine Español. La directora catalana ha presentado una película sencilla, con Javier Cámara y como únicos actores, situada en un nada halagüeño. Ambos interpretan a una ex-pareja que se reencuentra después de cinco años sin verse.

Ayer no termina nunca posee todos los tics propios del cine de Isabel Coixet: cuidada fotografía y encuadres, mirada poética en el límite de lo cursi y escasa naturalidad en los diálogos. Coixet realiza la primera película de la Generación Instagram. Embriagada por los filtros de la conocida aplicación de fotografía, Coixet parece empeñada en darle a su película un continuo look modernito mezclado con una cámara en mano y su rollito documental. Todo muy bonito y muy artificial.

La historia de la pareja está llena de dolor y sufrimiento y aquí reside el mayor valor de Ayer no termina nunca. Coixet se maneja bien cuando cuenta el pasado doloroso de los personajes de Cámara y Peña. Pero esto son sólo destellos en un cúmulo de frases huecas como si estuvieran escritas por una en plena edad del pavo. Esta irregularidad distrae demasiado y la combinación de momentos vergonzantes con partes más conseguidas hunden un poco el conjunto.

Tanto Javier Cámara como son dos actores de demostrada calidad y consiguen a duras penas sacar adelante ciertas frases relamidas. Cuando Coixet los libera del yugo de la declamación y confía en la naturalidad de ambos actores Ayer no termina nunca logra alcanzar momentos de emoción. Desgraciadamente son los menos.

Ayer no termina nunca supone un estancamiento en la carrera de que en realidad se paró en seco en la maravillosa Mi vida sin mi. Su cine necesita un revulsivo, un cambio, un alejarse de ella misma para volver a ser la cineasta a tener en cuenta que en un momento parecía que iba a llegar a ser.

ayer no termina nunca

0 comments

Deja un comentario

You May Also Like

Festival de San Sebastián, día 1: LA DOCTORA DE BREST, TONI ERDMANN y LA TORTUGA ROJA

Otro años más, las luces se apagan en el Kursaal. El público espera impaciente que, este año sí, las películas caigan más en el balance de lo bueno que de…
Ver entrada

Festival de Málaga: Dioses y perros

Los prejuicios siempre juegan malas pasadas. En el cine español tenemos la costumbre de menospreciar a todo actor guapete que provenga de la televisión y darle el sambenito de mal…
Ver entrada

Los hombres libres de Jones, el que mucho abarca y mucho aprieta

¿Os conocéis el típico dicho de «el que mucho abarca, poco aprieta»? Con Los hombres libres de Jones podríamos crear uno nuevo para la ocasión: el que mucho abarca y…
Ver entrada