Festival de Málaga: Anochece en la India

La presencia de Juan Diego, y es mucho decir, es lo poco destacable de Anochece en la India una de esas películas que sirven de relleno a la raquítica Selección Oficial del de Málaga.

Un hombre paralítico, hippy en sus años mozos, quiere volver a la , donde fue feliz. Para el viaje contará con la compañía de su cuidadora rumana con la que establecerá una íntima relación.

La estructura de road movie que propone Anochece en la India sirve para que vayamos conociendo a estos dos personajes y cómo han sido sus vidas. El rutinario desarrollo es el ya imaginado por cualquier espectador medio que haya visto un par de películas de este tipo. A lo tópico de la propuesta se une la poco trabajada evolución de los personajes que consiste más en cambios de humor y hace que parezca que el personaje de sea un tipo bipolar más que un hombre de psicología compleja.

Anochece en la India

Que es una de las grandes leyendas vivas del cine español es una realidad innegable. Así, su trabajo está lleno del habitual buen hacer y fuerte presencia que le caracteriza. Pero no es tampoco su gran papel porque no tenemos la sensación de que el actor se salga de una serie de patrones que ya tiene más que trillados. La labor como contrapunto también es muy destacable, siendo el trabajo de los dos actores lo más interesante de Anochece en la India.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

Sitges 2014: Relatos Salvajes, brutalmente divertida

Si a uno le ponen una película titulada Relatos Salvajes sin conocer absolutamente nada sobre ella, lo último que esperará es que sea la obra más desternillante que haya visto…
Ver entrada

100 metros, Iron Man español

¿Qué convierte a un hombre de la calle, a alguien como nosotros, en un superhéroe? La vida no puede planearse, un día estás arriba, tienes un buen trabajo, una mujer,…
Ver entrada

Vertigo, el Hitchcock más imprevisible

Vertigo es una rareza dentro de la filmografía de Alfred Hitchcock. En 1958, el maestro del suspense ya había realizado Rebeca, Extraños en un tren, Crimen perfecto, La ventana indiscreta…
Ver entrada