Festival de Málaga 2020: “Piola” y “El inconveniente”

Y en el Festival de Málaga también hemos conocido a unos jóvenes chilenos apasionados del rap y el hip-hop en Piola y hemos visto nevar en Sevilla en El Inconveniente.

Piola (Luis Alejandro Pérez, 2019)

Martín (Max Salgado) quiere vivir de la música. Su amigo Charly (René Miranda) debe compaginar sus responsabilidades con la pasión que ambos comparten por el rap y el hip-hop. Sol (Ignacia Uribe) busca a su perra y culpa a su madre por su pérdida. Las historias de estos tres jóvenes de Quilicura se desarrollan en paralelo y eventuelmente se entrelazan durante un par de días en los que deben enfrentarse a las dificultades de la vida casi adulta. 

Los eventos que se suceden quizás no sean trascendentales, y el aprendizaje de los personajes es sutil, pero su carisma y dinamismo despierta nuestro interés y conduce las tramas de forma orgánica. Este slice of life nos enseña un estilo de vida concreto, nos muestra una frustración generacional, nos presenta un mundo auténtico y a los personajes carismáticos que lo habitan. Piola nos invita a entrar en dicho mundo, pintado con mucho amor y dedicación. 

El inconveniente (Bernabé Rico, 2020)

Sara (Juana Acosta) se compra un piso que no podrá habitar hasta que Lola (Kiti Mánver), su actual dueña octogenaria, muera. Ambas son mujeres solitarias, y casi accidentalmente, acaban forjando una peculiar amistad. Adaptada de una obra de teatro de Juan Carlos Rico, “El inconveniente” se apoya en la química entre sus dos actices principales para contar una simpática historia sobre la imprevisibilidad de la vida. 

Si bien sus diálogos son algo rígidos y poco naturales (algo quizás heredado de su origen teatral), los dos personajes principales están bien definidos, encarnando cada una un polo opuesto y una actitud diferente ante la vida. El tono de la película se tambalea un tanto entre el drama y la comedia, pero encuentra un buen punto de apoyo mediante el personaje secundario que interpreta Carlos Areces. El inconveniente nos machaca su mensaje quizás excesivamente, pero supone un visionado ligero y entretenido que nos deja con buen sabor de boca.