Festival de Málaga 2017: NO QUIERO PERDERTE NUNCA, el laberinto de la memoria

Comentaba hace unos días Albert Boadella en una entrevista que “el cine carecía de poesía”. Quiero creer que las palabras del autor teatral no dejaban de ser una provocación, una más a las que nos tiene acostumbrado. Por supuesto, uno no puede estar más en desacuerdo con estas palabras. Y más viendo películas como No quiero perderte nunca, primera de las cintas de la sección Zonazine del de Málaga.

No quiero perderte nunca

ya demostró su pasión por las ensoñaciones y el en su debut, la notable Todo parecía perfecto. En No quiero perderte nunca entramos en la vida de Paula que debe enfrentarse a la pérdida de su madre, mientras afianza la relación con su pareja. Así, en su mente se confundirá presente y pasado, sueño y vigilia, demencia y razón.

Al igual de lo que ocurría en su anterior película, Levis aporta un esteticismo que en cierto modo podemos emparentar con el Malick más desatado y el Lynch más retorcido. Pero no se entienda esto como algo negativo: Levis tiene tal confianza en sí mismo que no teme al ridículo a la hora de plantear las situaciones y no escatima en cuidar la imagen y el sonido, dando lugar a una obra de acabado formal impecable.

No quiero perderte nunca navega sin rumbo aparente aunque decidido por la culpa, la pérdida y la memoria dando lugar a una película que satisface tanto a los sentidos como las emociones: es a través de las imágenes como Levis nos hace partícipes de esta historia de búsqueda de una hija y su madre a través de una casa que no deja de ser un laberinto de la memoria.

Poco más podemos decir de una película que está pensada para ser sentida, no explicada. Una obra que sitúa a como uno de los grandes tapados del más libre, interesante y poético. Un autor que seguir al que le deseamos salga del anonimato en el que parece estar sumergido. Y ni caso a Boadella.

1 comment

Deja un comentario

You May Also Like

Masaan, crítica a la tradición hindú

Cuando las restricciones de un país, ya sean políticas, ideológicas o religiosas, impiden el desarrollo natural de obras de arte que pongan en duda estos sistemas, se agradece la aparición…
Ver entrada

My French Film Festival: Aleluya

La historia real de Raymond Martinez y Martha Jule Beck, conocidos como los Asesinos de los Corazones Solitarios, ha inspirado un buen número de películas, alguna de ellas bastante estimables…
Ver entrada

SEFF2015: The Childhood of a Leader, pequeños monstruos

¿Qué convierte a un niño en un futuro dictador? ¿Cuáles son las claves de la infancia que marcan de por vida y que dejan una huella indeleble en la psique…
Ver entrada