Festival D’A Barcelona: The duke of Burgundy, feminismo y deseo

The duke of Burgundy es un manifiesto feminista del deseo extremadamente complejo representado a través de la relación “amorosa” entre una joven criada y su señora. Lo intrigante de la obra es lo bien que se sustenta la representación de esta relación en la pantalla durante sus 104 minutos de duración. Peter Strickland, director y guionista del film, nos muestra a dos mujeres de personalidad totalmente antagónicas pero que se compenetran a la perfección. La criada es una mujer sadomasoquista que adora estar sometida y su señora, bajo la apariencia de encantarle mandar y sodomizar a su criada, es una persona que se siente sola y necesita compañía. Strickland presenta la evolución de la relación de esta singular pareja a través de la repetición y la variación. La mayor parte del metraje está ocupado por unas pocas secuencias que se van repitiendo y apareciendo en momentos cumbre de la obra con pequeñas variaciones que nos hacen intuir la situación de la relación. Las exigencias de la criada acaban agotando a su dueña, y la diferencia de edades se hace perceptible con más fuerza a medida que avanza la obra. El espectador queda asombrado por los peculiares deseos de las protagonistas, sobre todo los referentes a la criada, pero aun así  no es en ningún momento repugnante, brutal o explícita, al contrario, es sutil y hermosa pero también muy enigmática.

Duke of Burgundy

El poder femenino que Strickland otorga a la película es más que evidente al no intervenir ningún hombre. Es una obra que apuesta por la posibilidad de alcanzar el placer femenino sin la necesidad de la intervención masculina. Pero este mensaje queda eclipsado por la capacidad onírica y de de la obra. Los espacios gozan de una estética y de una iluminación muy surrealista acordes con el discurso. Hacia el final de la obra, Strickland se permite añadir una secuencia en la que exagera este tono y que goza de una atmosfera inverosímil y misteriosa. Esta sucede de noche, en un encuentro entre las dos mujeres en medio del bosque, que culmina con probablemente la imagen más portentosa de la película: la criada invadida por un montón de polillas (elemento recurrente en la obra).

Más allá de la estética extraña pero a la vez hermosa y atrayente hay que tener en cuenta que sin la gran interpretación de las dos protagonistas la obra no se hubiese sustentado por si sola. La química, a veces forzada, a veces totalmente realista, entre las dos mujeres contribuye a enriquecer el misterio y rareza que desprende .

Duke of Burgundy

The duke of Burgundy es el típico film que apuesta por algo diferente y que puede atraer y repulsar a los espectadores por igual. Pero es sobre todo un film de ideas claras, muy personal y precisamente muy atractivo por sus peculiares rarezas.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

You May Also Like

Norman, el hombre que lo conseguía todo, el cuento del judío cortesano

Richard Gere presentó este miércoles en Madrid su último estreno conocido. Parece que todavía tiene gancho porque la Gran Vía se llenó de gente que esperaba la llegada del emblemático…
Ver entrada

El gran vuelo, la imagen femenina

El gran vuelo, documental de Carolina Astudillo Muñoz, presenta la historia de Clara Pueyo, que en los primeros años del franquismo tuvo que luchar no solo con la dictadura recién…
Ver entrada

Festival de Málaga: CALLBACK, apagado o fuera de cobertura

Los aplausos y gritos en un pase de prensa pueden indicar todo o nada a la hora de predecir el palmarés de la película que se jalea. Ya decimos, antes…
Ver entrada