Festival D’A Barcelona: CHEVALIER, el ser humano perfecto

Está claro que cuando las comedias parten de una buena premisa muy pocas cosas han de salir mal para que la película no funcione. Y es que la idea base de Chevalier, la última película de la directora griega , es fascinante para orquestar una película cómica. Seis amigos se reúnen en un barco en medio del mar egeo para pasar unas vacaciones. Una noche, para pasar el tiempo, deciden jugar a un juego especial. Juntos deciden evaluarse los unos a los otros durante los días que restan de vacaciones para ver quién consigue ser el mejor en todo. Y a mejor en todo quiere decir absolutamente todo, desde la forma de dormir hasta el tamaño del pene. Desde un punto de partida exageradamente surrealista y absurdo nace la obra. Pero lo más admirable de la película es que al espectador aunque le parezca extremadamente estúpido e incoherente lo que sucede ante sus ojos no llega a cuestionárselo y lo encaja como algo que puede suceder en la realidad. Y esto lo consigue gracias al toque naturalista y la aproximación fidedigna aunque un poco prototípica de cómo son los hombres que hace la obra.

Chevalier

El humor griego es muy particular y hoy en día nos llega en pequeñas dosis dentro de películas que no se vuelcan estrictamente en el género de la . Pensemos en las películas de , repletas de un humor negro que llega a ser asfixiante para el espectador. El único problema del film es que depende excesivamente de la idea maestra a través de la cual se vertebra y rápidamente la obra se queda sin ideas y repitiendo mismos escenarios. Sin embargo, Chevalier es una comedia “ligera” que divertirá a cualquier espectador.