Especial Woody Allen: Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo pero nunca se atrevió a preguntar (1972)

Tras realizar dos películas que adolecían de ser una mera sucesión de gags con escaso hilo argumental Woody Allen compró los derechos de Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo pero nunca se atrevió a preguntar, un famoso best seller de la época que como su nombre indicaba no era más que un manual de autoayuda centrado en el sexo. De tal desembolso Allen sólo aprovechó los títulos de algunos capítulos y, por supuesto, la publicidad que conllevaba ser la adaptación de un afamado libro. Como no podía ser menos la estrategia consistía en parodiar esos temas que en el best seller del Doctor David Reuben eran tratados mediante una técnica de preguntas y respuestas. Ahora sí, Allen se decidió por hacer directamente una película de episodios consiguiendo divertidos resultados en todos ellos, siendo un par de ellos sobresalientes.

Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo

Los afrodisiacos, la sodomía, la frigidez, el travestismo, las perversiones y  la eyaculación son algunos de los temas que tratan los siete capítulos que componen Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo pero nunca se atrevió a preguntar. En todos ellos vemos que la capacidad de Allen para la comedia es brutal, pero cuando ésta se sazona con el drama comenzamos a vislumbrar el gran cineasta que Woody Allen puede llegar a ser. Estoy hablando por supuesto del magistral episodio protagonizado por Gene Wilder titulado ¿Qué es la sodomía?: en él asistimos a la historia de un médico de cabecera que al intentar solucionar el problema de un paciente, su enamoramiento con una oveja, termina cayendo en las redes amorosas del bovino, echando su vida a perder. La soberbia interpretación de Wilder, huyendo totalmente de cualquier atisbo paródico, se une a la brillante escritura y dirección de Allen que plantea la historia con una seriedad que no era habitual en su cine: la comedia surge de lo absurdo de la situación pero a la vez está planteada con un realismo que llegamos a sentir verdadera lástima por el personaje de Wilder.

En otros de los cuatro episodios comenzamos también a ver una estrategia que Allen seguirá posteriormente a lo largo de su carrera: la apropiación de códigos estilísticos ajenos para desarrollar sus historias, elemento clave en sus dos siguientes películas: ¿Por qué algunas mujeres no pueden conseguir el orgasmo? es un pastiche confeso del cine italiano, con especial atención a La noche de Michelangelo Antonioni; ¿Los experimentos sobre el sexo dan resultados satisfactorios? sitúa a los médicos en la misma onda que los mad doctors del cine de monstruos de la Universal; y, por último, ¿Qué sucede durante la eyaculación? coge prestado del cine de ciencia ficción de los años 70 sus decorados asépticos, con Viaje alucinante como principal referente y un divertidísimo Woody Allen en el papel de un espermatozoide cobarde.

Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo

Por desgracia el nivel no se mantiene en el resto de episodios que, siendo todos ellos muy divertidos, no alcanzan grandes cotas cinematográficas. Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo pero nunca se atrevió a preguntar sirvió a Allen para seguir ahondando en su investigación sobre qué es la comedia y, sobre todo, desarrollando su pesimista visión acerca de la condición humana en el mencionado capítulo protagonizado por Wilder.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

You May Also Like

Nunca digas su nombre, y mi negra bilis

Qué retorcida debe ser la mente del ser humano para que haya gente que dedique su amor y su tiempo completo a aterrorizar a sus semejantes, ¡y si no, que…
Ver entrada

Hércules: El origen de la leyenda, el torso desnudo de Kellan Lutz

Este año vamos a tener en las salas de cine dos versiones del mito de Hércules: por un lado tenemos la protagonizada por el culturista Dwayne Johnson más conocido como “The Rock”, cuya fecha prevista de estreno en Europa es agosto y se llamará simplemente Hércules; y la versión que se estrena este viernes en las carteleras españolas, Hércules: El origen de la leyenda, que tiene como protagonista masculino a Kellan Lutz, que seguro que más de una (y uno) le recordará por el papel de Emmett Cullen en la saga Crepúsculo. Así que al menos los amantes de los torsos desnudos, cascos y espadas están este año de enhorabuena… aunque me temo que no será así para los del buen cine.
Ver entrada

Cementerio de animales, no profanar el sueño de los muertos

La nostalgia es en ocasiones bastante traicionera. Los recuerdos de un pasado donde éramos más jóvenes y teníamos menos responsabilidades pueden hacernos condescendientes con los productos culturales de épocas pasadas.…
Ver entrada