Especial Oliver Stone: Asesinos natos (1994)

Con el imparable ritmo de casi una película por año Stone volvió a Vietnam con El Cielo y la Tierra y a continuación tomó un guión de un joven que había despuntado con una película llamada Reservoir Dogs. La idea inicial de Stone era hacer una película de acción comercial para resarcirse un poco del fracaso de su anterior película. Conforme fue desarrollando el proyecto la idea inicial y el guión de Tarantino fueron diluyéndose en otra cosa más radical y menos lúdica.

Como era de esperar la acogida de Asesinos Natos fue tremendamente controvertida no solo en el plano estético sino sobre todo en el ético. El retrato de una pareja de sádicos asesinos no fue entendido por muchos tal y como Stone pretendía. De poco sirvió que el director cargase las tintas en el aspecto satírico de la historia y que acusase directamente y sin sutilezas a los medios de comunicación de muchos de los males que la película mostraba. 

Asesinos Natos es probablemente una de las películas con el mejor casting de la historia del cine. Fichar a Woody Harrelson para el papel de Mickey puede parecer una obviedad hoy día pero en ese momento hay que recordar que el actor venía del bar de Cheers. Stone vio en Harrelson una especie de inocencia maligna que pensó que le vendría muy bien al personaje y acertó. El aspecto bonachón del actor fue el contraste perfecto para el demonio que debía encarnar. Por su parte, Juliette Lewis se dio a conocer con sus Lolitas inocentes de El cabo del miedo y Maridos y mujeres  con lo que teníamos de nuevo el ansiado contraste. Para marcar el aspecto de Gran guiñol las interpretaciones de Tommy Lee Jones, Robert Downey Jr. y Tom Sizemore reforzaron el carácter histriónico de toda la cinta. Me resulta imposible no pensar en estos actores en estos personajes al igual que resulta difícil pensar en ellos antes de verlos en pantalla.

En el terreno formal fue donde Stone marcó un definitivo hito en su carrera. Resulta increíble pensar que una película que batió el record de 3.000 cortes en la sala de montaje se rodase en solo 56 días (lo normal son dos meses). Para ello Robert Richardson empleó todo tipo de cámaras para darle a Stone todo el material que necesitaba: 35mm, 16mm, Super 8, video digital y hasta 18 formatos diferentes fueron usados. El pobre Richardson acabó con un estado de nervios del copón, casi divorciándose de su mujer, con un dedo roto y diciendo que había sido el rodaje más infernal y creativo de su carrera. Lo que Stone consiguió fue una narración impresionista y psicologista que transcendía más allá del mero experimentalismo formal para romper las barreras del cine.

Asesinos Natos ha crecido con el tiempo y como suele suceder con las grandes obras de arte nos sigue hablando del pasado y del presente. Al igual que las pinturas negras de Goya, Stone nos mostró un aspecto desagradable del alma humana, una fealdad que muchos no están dispuestos a ver. El carácter amoral de la visión de Stone le causó muchos detractores pero no restó un ápice a la fuerza de su discurso.  Y aun hoy seguimos viendo a asesinos, ladrones y gente de mala fe copar portadas y titulares. Y vemos a los periodistas desviviéndose por conseguir ser los primeros datos escabrososos sobre el caso de turno. Parece que las cosas no han cambiado mucho.

0 comments

Deja un comentario

You May Also Like

Sitges 2016: THE SION SONO + THE WHISPERING STAR + ANTIPORNO, ¿calidad vs cantidad?

Tras presentar nada más y nada menos que tres películas en la pasada edición del festival de Sitges, Sion Sono vuelve a estar presente este año de nuevo por partida…
Ver entrada

Festival de Sitges 2019: «Color out of Space», el terror también puede ser rosa

Por fin. A falta de un día de la entrega de premios y clausura de festival, por fin aparece una película dentro de sección oficial digna de llevarse el calificativo…
Ver entrada

La excepción a la regla, paseando a Miss Mabrey

Warren Beatty ¡qué bueno que regresaste! Se echaba de menos a este gran actor y peor director por estos lares. Por desgracia este return no ha sido la bomba que…
Ver entrada