El hobbit: un viaje inesperado, extendiendo la aventura

Cuenta Peter Jackson que las versiones extendidas de El Señor de los Anillos no estaban concebidas para ser vistas en los cines como una película cualquiera sino que estaban pensadas para recrearse en los detalles y no pensar en cosas tan mundanas como el ritmo y la duración. Con El hobbit: un viaje inesperado Jackson parece habernos entregado directamente la versión extendida con todo lo bueno y lo malo que ello conlleva.

18274

En una época dominada ya por el cine en casa El hobbit: un viaje inesperado, y sobre todo su versión en 3D HFR, es un espectáculo pensado para ser visto en pantalla grande y con el sonido a toda pastilla. Esto honra a Jackson que no escatima medios para que la pequeña epopeya de Bilbo y los enanos parezca más grande de lo que es. En realidad, el principal problema viene del material de partida que no deja de ser una peripecia muy leve si la comparamos con la épica de El Señor de los Anillos. Pero es que tal y como dice el trailer esto es “un pequeño comienzo”.

Todo lo bueno no deja de ser todo lo excelente que ya tenía El Señor de los Anillos: un acabado técnico impecable y una gran pasión por lo que se nos está contando. En este sentido, los 170 minutos de duración no se hacen nada pesados a pesar de ciertos tiempos muertos y secuencias espectaculares pero demasiado alargadas que tampoco aportan mucho, como el tramo de las montañas vivientes. El hobbit: un viaje inesperado va de más a menos recuperando en su última hora final a Gollum, el gran protagonista de la saga. El duelo entre Martin Freeman y Andy Serkis termina siendo lo más atractivo de la película.

The Hobbit An Unexpected Journey

A pesar de lo anteriormente dicho sobre lo liviano de sus casi tres horas de duración la principal tara de El hobbit: un viaje inesperado es la sensación de deja vu continuo. En el fondo es como si viésemos una versión pobre y desganada (aunque sepamos que no es así) de aquella trilogía tan exitosa: hasta la falta de atractivo de la mayoría de personajes palidece al lado de la carismática Comunidad del Anillo. La discutible propuesta de estirar la historia en tres películas termina pasando factura en todos los niveles siendo en definitiva una película que puede dejar a medias a la mayoría del público: demasiado dilatada y morosa para el espectador de multicines y con demasiadas licencias sobre el original como para contentar al purista.

the-hobbit-an-unexpected-journey-dwarves1-1280x853

Confío en que la precipitada decisión de alargar el tema dos películas más solo se note para mal en esta primera película y que el resto esté a la altura de la herencia recibida. Confiemos en que todo forme parte de un plan maestro y que cuando veamos todo el conjunto el pequeño tropiezo que supone esta primera parte tendrá algo más de sentido.