El discurso del rey, soporífera historia de superación

Antes de nada y a modo de disclaimer tengo que decir varias cosas. Por un lado he de confesar que no me gusta el cine histórico en general. Por otro lado cuando me enteré que se había llevado el Oscar me cabreé mucho, me jodió bastante que le dieran el premio a una película con un planteamiento tan clásico en vez de arriesgar y dárselo a Black Swan, para mi infinitamente superior a esta.

Dicho esto y leyendo el título de la entrada os podéis imaginar que me ha parecido la película, pero voy a intentar detallaros los motivos para que esto no se quede en algo vacío, aunque tampoco estaría de más.

La película en si está bien, está muy bien rodada y se nota que hay mucho trabajo detrás de ella. Sin embargo tiene ciertas lagunas que desmerecen el total. Por ejemplo hay muchas escenas que no aportan nada a la trama y que además son aburridas.

Por otro lado hay personajes que para mi sobran, como Eduardo VIII, que aunque tenga que estar ahí porque la película está basada en un hecho histórico no significa que aporte algo. No aporta nada, un personaje sin más del que se podría haber sacado más partido.

Otro tema bastante interesante es la relación entre Lionel y Jorge VI. En la película en ningún momento se muestra ninguna química entre ellos, de hecho su relación es bastante violenta, por decirlo de alguna forma. Sin embargo, al final de la película se muestran unos mensajes diciendo que Jorge VI y Lionel mantuvieron su amistad durante muchos años. Yo solo puedo decir ¿que amistad? En ningún momento creo que se pueda interpretar de El discurso del rey que entre ellos haya amistad.

Luego tenemos el personaje de Helena Bonham Carter. No estoy muy familiarizado con esta actriz, pero el personaje que interpreta, según tengo entendido. fue imprescindible para solucionar los problemas que tenía Jorge VI. En la película tampoco es que salga mucho, pero además sus aportaciones no es que sean memorables. Esto ya no se si es un problema de la actriz en si o de la construcción del personaje.

En cuanto a como transcurren los acontecimientos en El discurso del rey creo que algo falla. No sentí que Jorge VI mejorará conforme pasaban las sesiones con Lionel y de repente, sin comerlo ni beberlo nos encontramos en la escena final y con el rey haciendo un discurso con una pronunciación y fluidez digna de Vince Vaugh. Algo no me cuadró ahí.

No podía dejar pasar la oportunidad de decir que tanto Colin Firth como Geoffrey Rush están magníficos en sus interpretaciones. No tengo ninguna queja en ese sentido, pero creo que, no se si por culpa de un mal guión, la relación entre ellos, como decía antes, carece de cualquier química. No me malinterpretéis, no esperaba una buddy movie, pero si otra cosa.

Finalmente decir que aunque yo no sea el target para este tipo de películas tienen un público, y un público muy amplio y creo que no quedarán defraudados cuando la vean. Sin embargo para un público general El discurso del rey carece de cualquier ritmo que podría despertar ningún tipo de interés.