El día del espectador: “El señor de los anillos: el retorno del Rey” (2003)

Imagino que del mismo modo que el transcurrir del tiempo se mide en horas, últimamente me ha dado por medir el paso de los años con cómo cambia la ciudad. La tienda que ya no está, el ‘Todo a cien’ que acabó siendo una autoescuela, el ficus enorme del barrio que podaron hasta dejarlo en un mondadientes y la transformación de un cine en un centro comercial son lagunas que quedan entre las alarmas del reloj que marcan un nuevo día.

El señor de los anillos: el retorno del Rey

Durante tres años siempre pasaba lo mismo: un mes antes del estreno llamábamos a la taquilla para reservar las entradas; el instante entre que sonaban los primeros tonos del teléfono hasta que contestaba alguien, era pura incertidumbre. Nueva ida y venida de planes, pensar opciones B y maldecir todo por no haber llamado antes, porque en ese instante un mes antes te parecía poco. Al final nada, no hay nada más nefasto para una expectativa que la consecución con éxito de la misma, porque uno espera fuegos artificiales y globos de colores, para encontrarse con la más absoluta normalidad.

Para aquel diciembre de 2003 ya éramos viejos guerreros instruidos en el arte de la guerra y aquel último viaje suponía muchas despedidas que sabríamos con el tiempo. Por una lado con El retorno del Rey se acababa El Señor de los Anillos, lejos quedaba aquel 2001 cuando ni tan siquiera sabíamos que era un libro – yo conocí la anterior versión, la de dibujos animados, esa que Canal 2 Andalucía se empeñaba en poner cada navidad- y fuimos a ver aquella película cuyo trailer en castellano parecía una cutrez más que un viaje épico.

Por otro, la despedida de aquellas salas de cine con recreativos. Con la apertura de un cine mejor, con más salas y más tiendas, aquel pequeño centro comercial alejado de todo dejaría paso a una cadena de venta de electrodomésticos. Las sillas era incómodas, el suelo estaba cada vez mas pegajoso y el cibercafé que habían montado con cuatro ordenadores no era la razón por la que seguíamos yendo; y es que el precio tan ridículo que seguía teniendo la entrada era el único motivo para seguir eligiendo aquella sala para los estrenos.

El viaje lo era todo y disfrutar de aquella última flecha hacía que por un momento olvidásemos los suspensos y las malas caras que nos esperaban al llegar a casa.

Esta vez la sala estaba más llena que anteriormente. Muchos ya sabían el desenlace por el libro y siempre defendían aquello de ‘no es fiel a los libros, no sale Tom Bobadil’, estábamos más que convencidos de que aquello sería lo más parecido al final de una era que veríamos.

El señor de los anillos: el retorno del Rey

Aunque estábamos a nuestra hora, la anterior proyección se retrasó e hizo que el nerviosismo vagara por nuestros cuerpos con jerseys del Pull and Bear. Había voces y habladurías, conjeturas de por qué aquello iba tarde, otros hablaban de todos los que se habían disfrazado de elfos y hobbits para acudir al estreno en ese otro cine que acabaría matando al nuestro: ‘Tendríamos que haber ido allí’ dijo alguien.

Ahí se quedó la cosa, mientras entrábamos en la sala, los murmullos dejaban paso a los silencios que acompañaban a los primeros acordes de Howard Shore – los dos primeros CD’s originales que me regalaron fueron las bandas sonoras de estas películas – y allí estaba Gollum.

Teníamos nuestras teorías y nuestras fantasías, habíamos leído en sitios, otros incluso compraban revistas de cine y se las estudiaban al dedillo para saber y adelantarse al resto sobre cómo iría la trama. El ir con tus amigos al cine se transformaba en una competición velada de quién era más listo y quién era capaz de ver antes el giro de guión.

El señor de los anillos: el retorno del Rey

Pero allí poco quedaba que demandar, el viaje al abismo de Smegol había comenzando y solo quedaba la fatiga que da ver a Andy Serkis comerse un pescado crudo mucho antes de que el sushi llegase a nuestras vidas.

Por delante, El señor de los anillos: el retorno del Rey ofrecía tres horas con sus veinte minutos para cerrar todos y cada uno de los cabos sueltos que se habían sembrado tiempo atrás. Las disputan seguían en la pantalla, los orcos sitiaban la ciudad, Faramir asistía atónito a la pérdida de papeles de su padre, arañas, Eowyn matando a aquel Nazgul petao y nosotros disfrutando con el paso del tiempo. Cada escena era la última oportunidad para despedirse de aquella película y aquella sala a la que no volveríamos jamás. 

Cuando Aragorn se pone monárquico con su ‘Por Frodo’, fue el impulso definitivo que necesitábamos para olvidarnos de todo y de las ganas de ir al baño que teníamos. Se lo perdonamos todo a El retorno del Rey: los doscientos finales que tiene, el crecimiento de barba desmesurado y sin sentido de Viggo Mortensen cuando finalmente es coronado y el momento Joaquín Reyes de Ian Holm.

El señor de los anillos: el retorno del Rey

El retorno del Rey supuso una despedida, un adiós demasiado duro a una época en la que la lectura de fantasía acogía a chavales sin preguntarles ni pedirles nada a cambio, encontrando en aquella trilogía algo parecido a los que otros sintieron con la Star Wars original y poniendo de manifiesto un hecho que siempre repetimos cuando nos reunimos y hablamos de aquel día: son los créditos de una película que más tristeza nos han dado.

13 comments
  1. De acuerdo en todo, menos en lo que dices del trailer de La comunidad del anillo. Creo que es de los Trailers más épicos que he visto nunca.

    Quizá el que hubiese leído el libro antes y ver aquellas imágenes plasmadas con esa música de fondo tuvo algo que ver.

  2. ¿Y porqué va a ser cutre ese trailer? Está muy bien.

    De todas formas el que yo vi fue este otro, creo que anterior, con voces distintas y alguna breve escena que luego no salió en la peli:

    https://www.youtube.com/watch?v=3GJp6p_mgPo

    Qué mágicos fueron esos años, acudiendo cada Diciembre a ver estas películas únicas. A El Retorno del Rey fui con más nervios que a selectividad.

    1. En ese trailer, la única escena que no aparece ni en las extendidas, es la de los orcos con el estandarte de Sauron. Una escena que siempre supuse se podría ver en la última película y al final…Nah

      Lo primero que vi de la película, fue gracias a una revista que incluida un CD con un pequeño teaser de producción. Tuve que irme a casa de un amigo, pues no tenía PC por aquel entonces.

      En él se ven escenas que luego no se usaron como tal. Como la mitica de los Orcos de Moría que tanto se usó en la promoción de la película. Escena en la que los Orcos salían de las minas y los Elfos de Lothlorien se cargaban. Creo que se llegó a rodar en su mayoría, ya que en un libro que tengo, se ven los cadaveres de dichos Orcos y los elfos al rededor. Os dejo el vídeo que lo he encontrado en YouTube:

      https://youtu.be/2UDTbQrOGa0

      1. Con la sobreinformación actual de hoy en día El señor de los Anillos se habría estrenado con media película vista en fotos, trailers, spots, vídeos promocionales de youtube, bloopers reel, vídeos detrás de las cámaras…pero en esa época yo recuerdo que la única información que llegó antes del estreno hasta que empezaron con los trailers a saco, fue que el director de cine gore Peter Jackson estaba rodando la trilogía entera para abaratar costes y la escena que dices precisamente de los orcos saliendo de Moria a plena luz del día es la primera foto que vi de la película. Y pensé, “cómo le encargan esta saga a un director de gore, si los orcos parecen sacados del cine de terror”. Y lo cierto es que ves la puta foto y te crees que de Tolkien no va a haber nada en la película:

        https://i.imgur.com/oIjdgNA.jpg

        1. Pues fíjate que siempre espere que los Orcos fueran así, debido al síndrome Warhammer.

          En realidad aún hay varias secuencias que podrían sacar el día de mañana. Pues están rodadas (ésta de los Orcos, el final de Legolas y Gimli en el Retorno del Rey…y creo que había alguna más viendo los making off) ?

          Ahora bien, el enfrentamiento Sauron vs Aragorn…ese tírale al Monte del Destino Peter. Haznos el favor eh?

          1. Legolas en el bosque negro y Gimli en las cavernas de los enanos con diamantes y demás. Desconozco si lo hacían juntos como en el libro o cada uno por su lado, pero hasta donde se, estaban rodadas.

            Creo que también había una en las dos Torres con Eowyn luchando con los Uruks dentro de las cuevas de Helm.

            Se marcará Jackson un George Lucas y tendremos una nueva versión extendida en el 20 aniversario?!? ??‍♂️

  3. Redactores de Cine en serio:

    En el hilo de Hook, puse un comentario que estaba pendiente de moderación. No tenía lenguaje mal sonante. Aún sigue sin haber sido publicado. De esto hace ya unos cuantos días…

    Aquí he puesto otro contestando a manuwar y me pone lo mismo.

    Dichos mensajes terminan publicándose? Es porque tiene enlaces a un par de vídeos de YouTube sobre las películas que se comentan en dichos hilos?!?

    1. Hola, disculpa pero no nos había llegado ninguna notificación. Ya te hemos puesto en “whitelist” para que tus comentarios no necesiten aprobación. Disculpa las molestias y gracias por estar aquí. Un saludo.

  4. Jo, sí que es cierto que a mí esos créditos con los dibujos tan chulos y la música de Annie Lennox me emocionaron un poco.

    Sensiblón que es uno.

Deja un comentario

You May Also Like

De repente (Auf Einmal), ¿cómo te puede cambiar la vida en un momento?

¿Alguna vez has imaginado cómo te puede cambiar la vida en un momento? ¿Qué ocurre si durante ese momento no tomas la decisión más acertada? Tras una fiesta en una…
Ver entrada

Sitges 2014: [•REC] 4: Apocalipsis

REC 4 inauguró el festival de Sitges con la presencia de todo el equipo. Se escogió este film para comenzar el festival por varias razones: por el vinculo de Jaume…
Ver entrada

Festival de Málaga: LAS TONINAS VAN AL ESTE, pero con la mentira vas a todos lados

Hace poco me preguntaba en twitter, de forma retórica y con la misma repercusión de un ‘buenos días’, si el cine latinoamericano – o al menos el que nos llega…
Ver entrada