Donnie Darko, la búsqueda de un lugar en este loco mundo

¿Pueden convivir John Hughes y  en una misma película? ¿Y si por allí pasaba  con Roger Corman? Angustia adolescente, pesadilla laberíntica, nueva carne y desparpajo de serie Z: todo se mezcla en Donnie Darko, quizás de forma muy poco autoconsciente, para mostrarnos uno de los más brillantes debuts de la pasada década.

Richard Kelly aparecía de la nada con una película que a punto estuvo de convertirse en un estreno directo a DVD y nos deslumbraba con un talento pocas veces visto en un chavalín de 25 años. La odisea de un adolescente Jake Gyllenhaal, en su intento por encontrar su lugar en este loco mundo, propiciaba una visión del mundo adulto nada complaciente; los mayores no son un referente a seguir, ni los profesores, ni los padres, ni los médicos, ni los psicólogos. Todo ello en un envoltorio de ciencia ficción y una atmósfera malsana que provocaba un extraño efecto hipnótico.

La cara de perrito malherido del pobre Donnie, su desganado vagar por las calles de Maryland y el peso en los hombros de saber que le mundo se acaba en 28 días, 6 horas, 42 minutos y 12 segundos. E intentar averiguar qué es lo que merece la pena de este mundo, qué es lo que merece la pena ser salvado. Y por qué eres tú el único que sabe a ciencia cierta que el 2 de octubre de 1988 será el último día. ¿Merecería la pena algún sacrificio para evitar el desastre? ¿Pero si el desastre ya se ha producido y tu destino ya está escrito?

 pasó medianamente desapercibida en su momento y ha sido el tiempo el que la ha puesto en su sitio. Es una pena que el talento de  no se haya visto continuado pero siempre quedará el descubrimiento de los hermanos Gyllenhaal, la fresca inocencia de Jena Malone y el mejor papel del difunto Patrick Swayze.

Y una ambientación realizada desde el corazón, con un conocimiento de una época tan compleja como fascinante como fue el final de los años ochenta. Todo un periodo en el límite del buen y el mal gusto estético. Como esta película que salva todos sus saltos mortales con la ingenuidad del primerizo, pero con la confianza que da la juventud y el tenerlo todo por demostrar. Probablemente, Kelly no vuelva a estar cerca de la maestría demostrada con y ahí está, tal vez, el encanto de esta pequeña Obra Maestra: el no ser consciente de estar filmando un clásico imperecedero.

Post publicado originalmente en Estoy de vuelta

 

 

0 comments

Deja un comentario

You May Also Like

El día del espectador: Matrix (1999)

No recuerdo si era el año 2000, pero le rondaría. Acabábamos de pasar una catástrofe mundial donde los ordenadores doblegarían a las personas y nos sentíamos los reyes del mundo,…
Ver entrada

Oro blanco, una granja en Islandia

La anterior película de Grímur Hákonarson, Rams (El valle de los carneros) tenía fuerza y convencimiento en su retrato de un mundo rural que parece en trance de desaparición con…
Ver entrada

Todos los nominados a los Efectos Visuales en los Oscars 2015

Como bien señala un imprescindible artículo de The New Yorker al echar un vistazo a dos de las nominadas al Oscar a los mejores efectos visuales: «los efectos especiales de…
Ver entrada