De tal padre, tal hijo, tierna y sin excesivo dramatismo

De tal padre, tal hijo, del aclamado director japonés Hirokazu Kore-eda y ganadora del Premio del Jurado en la última edición del Festival de Cannes, narra la historia de Ryota, un arquitecto de éxito que ve como su mundo se desmorona cuando recibe una llamada del hospital donde nació su hijo seis años atrás en la que le comunican que por error se les entregó el bebé equivocado.

A partir de ahí, Ryota tendrá que enfrentarse a una nueva realidad, conocer a la que con tanto amor crió hasta la fecha a su verdadero hijo y tomar una de las decisiones más importantes de su vida: quedarse con su hijo Eita, a pesar de saber que no tiene lazos sanguíneos con él, o intercambiar los niños y poder comenzar a criar así a su verdadero hijo.

Kore-eda sabe emocionarnos sin dramatismos, recurriendo al humor como vía de escape en las situaciones más tensas, y nos obliga a reflexionar sobre la importancia de la sangre en las relaciones familiares (un tema muy serio, todavía hoy en día en Japón) y cómo ésta se conjuga con el amor incondicional hacia un hijo (aun sabiendo que no es biológico) para llegar a comprender el significado completo de la expresión “ser padre”.

De tal padre tal hijo

De tal padre, tal hijo es especialmente interesante porque nos presenta dos tipos de familias diferentes. Por un lado tenemos al padre de la Nonomiya, que vive en Tokio, en un apartamento de lujo, conduce un coche de lujo y no tiene dificultades económicas, pero a cambio trabaja largas jornadas y fines de semana y por lo tanto su relación con su hijo es más bien distante; mientras que por otro lado tenemos al padre de la familia Saiki, que vive en una pequeña casa destartalada de las afueras de y trabaja en una tienducha situada en la parte anterior de la casa, pero que quizás gracias a eso puede dedicarles mucho tiempo a sus hijos, jugando y bañándose con ellos todos los días y, en definitiva, tiene una relación mucho más cercana con ellos.

Así pues, con una maravillosa mezcla de emoción y humor, Kore-eda conseguirá que nos debatamos entre la importancia que tiene la , el éxito profesional y la seguridad económica, temas de especial interés en una época no sólo de recesión económica en Japón, sino también de una acuciante crisis de valores a través de personajes antagónicos, escenas cotidianas y un silencio casi zen.

Tierna y nada melodramática, De tal padre, tal hijo es un espectáculo para los sentidos. Hay que saborearla de principio a fin.

También podéis leer en Japonismo la crónica sobra la master class que impartió Kore-eda en Madrid el pasado sábado.

 

4 comments

Deja un comentario

You May Also Like

The machine, ciencia ficción para los amantes del género

La inteligencia artificial siempre ha sido un recurso habitual en los relatos de ficción incluso antes de las adaptaciones cinematográficas. Está claro que es un tema que no se agota,…
Ver entrada

Zooloco, un fraude en toda regla

Seamos realistas. Cuando uno va a ver una película como Zooloco lo mínimo que se espera uno es una chorradilla protagonizada por un gordo que se pone a hablar con…
Ver entrada

Annabelle Creation, quedarse moñeca

Si bien la idea de ir a ver la precuela de un spin-off bastante chusquero de Expediente Warren no me resultaba demasiado apetecible de primeras, intenté enfrentarme a Annabelle Creation…
Ver entrada