Cuando todo está perdido, la paciencia es el límite

Por un lado la idea de Cuando todo está perdido me parece muy seductora: un hombre naufraga en el mar y tendrá que apañárselas para sobrevivir en solitario. Así, el director y guionista J.C. Chandor se impone una austeridad formal que va desde la ausencia de cualquier referencia externa (no sabemos nada de la vida del protagonista) a una lógica ausencia de diálogos a la que parece que no estamos acostumbrados y que suele provocar grandes espantadas de público. Pero por otro lado todas estas buenas intenciones naufragan (pedazo de chiste) debido a lo irregular de lo que se nos cuenta: apasionante y poético en ciertos momentos; repetitivo y aburrido en otros.

Tiene Cuando todo está perdido unos cuantos ramalazos de gran cine, desesperado, audaz y triste, en su media hora final gracias sobre todo a un Robert Reford que nos transmite esa humanidad que no hemos visto en la primera hora de metraje. Antes, hemos presenciado esa pequeña odisea de ver en primer lugar cómo se empieza a hundir el barco y cómo se termina en una pequeña barcaza: hay poco reseñable en esta larga primera hora que simplemente nos detalla el proceso de ir sobreviviendo sin más trascendencia ni interés.

Cuando todo está perdido

Siempre es un placer presenciar el rostro ajado por los años de Robert Reford y en Cuando todo está perdido lo vemos todo el tiempo. Otra cosa es que su personaje o interpretación sea reseñable. Tal y como mencionaba antes sólo hay un par de momentos fugaces que alcancen la excelencia, el resto de la interpretación consiste en la comprensible cara de preocupación porque tu barco se hunde que prácticamente cualquier actor con suficiente profesionalidad podría haber logrado sin mayor esfuerzo. Así, a pesar del encomiable esfuerzo, Redford no traspasa la pantalla de forma que veamos nada memorable.

Podría haber sido Cuando todo está perdido una película más radical y experimental (prescindiendo de música y siendo más arriesgada en lo visual), o más convencional y obvia (introduciendo una voz en off o plantando flashbacks), pero se queda a medio camino entre las dos opciones. Pasamos del aburrimiento y el desinterés de la mayoría de los momentos, al despertar en tres o cuatro secuencias que apuntan lo que Cuando todo está perdido podría haber sido y no es. De todos modos, si sois de los que disfrutaron con Naufrago, 127 horas o La vida de Pi aquí tenéis una nueva vuelta de tuerca al tema del hombre solo frente a la naturaleza. Lo mismo os convence, aunque haya que echarle mucha paciencia al tema.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Pingback: Cine en serio
  3. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

Titane, la nueva carne pierde aceite

El pasado 17 de julio, los ojos del mundo del cine estaban puestos en Cannes: el festival más grande del mundo se disponía a entregar sus premios, y los rumores…
Ver entrada

Un perro andaluz, de un museo a la gran pantalla

Hoy traigo una reseña un tanto diferente. Podría empezar analizando todas y cada una de las simbologías que esconde Un perro andaluz, de Luís Buñuel, e intentar competir con los…
Ver entrada

El contable, más raro que un perro verde

Dos por el precio de una. Así se podría resumir la impresión que nos deja El contable de Gavin O´Connor. Un thriller de acción que por momentos impresiona por la…
Ver entrada