Cherry, de mercenarios a “autores”

En el audiocomentario de Infinity War y Endgame los hermanos Russo no paran de hablar de storytelling, para eso les acompañan los guionistas, e incluso hay un momento donde comentan que nunca querían que el aspecto visual de las películas canibalizase a la historia y desarrollo de personajes. Como quitandose una espinita que tenían clavada, en Cherry, estrenada el pasado viernes en Apple TV+, despliegan mil y un manierismos visuales que, lejos de hacernos sentir que estamos ante unos creadores de imágenes, nos muestran a unos realizadores excesivamente preocupados por llamar la atención en su condición de autores, y no unos más que eficientes mercenarios al servicio de Disney.

Cherry de Anthony y Joe Russo

El principal problema de Cherry es que no hay coherencia en la puesta en escena: ahora unos desenfoques, ahora esto en 4:3, ahora un split screen, ahora un montaje picadito, ahora voz en off, ahora miro a cámara, ahora un angular aberrante, ahora un dron… Todo muy esquizofrénico pero sin tener claro un sentido estético que le dé cohesión al asunto. Los hermanos Russo no llegan a la suela del zapato del Oliver Stone más desatado (Asesinos natos, JFK, U-Turn) y los numerosos efectismos con los que afrontan la película no dejan de ser más que vanos intentos por dar personalidad a una historia que quizás hubiese requerido algo más de contención. Casi que podríamos decir que cada secuencia de Cherry parece filmada por un equipo diferente y dando la casualidad que todos ellos tomaron la peor decisión posible a la hora de plantear la puesta en escena.

Pero es que en cuanto a lo narrativo, lo más destacable de sus anteriores películas, tampoco tiene Cherry un foco definido: drama , película bélica con sus dos partes bien diferenciadas de entrenamiento y combate, drama de yonquis, de atracos, hasta llegar a un videoclip carcelario. Los Russo parecen muy interesados en forzar la maquinaria dramática hasta lo nauseabundo (con vómitos y planos anales incluidos) y en ofrecer una serie de apuntes críticos que tienen la sutileza de una patada en la boca. Valga como ejemplo que los bancos que roba el protagonista tienen los siguientes nombres: Bank Fucks America, Shitty Bank, Credit None, Capitalist One… Todo muy agudo y antisistema si no fuese porque quien ha producido la mayor parte de tu filmografía son compañías como Disney, Netflix o Apple.

Cherry de Anthony y Joe Russo

Todo vale en Cherry para que al final nada valga la pena más allá de un Tom Holland tan esforzado como inane. Los Russo han hecho sin duda la película que querían hacer y, ebrios de poder, no han visto que nada de esto tenía sentido.

Cherry (Joe y , 2021) ⭐️½

Cherry de Anthony y Joe Russo