Sitges 2017: BRAWL IN CELL BLOCK 99, golpe es resistencia

Hace dos años a la 1 de la madrugada subía al escenario del auditorio Meliá de un director estadounidense a presentar un film que pese pasar desapercibido en la sección oficial contaba con Kurt Russel como actor protagonista. En su discurso cargó contra la industria cinematográfica americana y todas las dificultades que tuvo para llevar hacia delante su proyecto. Sin embargo, aun estando programada a una hora nada favorable, causo un gran impacto en esa edición del festival y pudo alzarse con el premio a mejor director, habiéndose merecido probablemente también el de mejor película.   Afortunadamente parece que S. Craig Zahler ha dejado de lado sus problemas con la industria y ha conseguido volver a Sitges con un nuevo film, esta vez con Vince Vaughn de protagonista: Brawl in Cell Block 99.

brawl in cell block 99

El resultado, muy parecido al obtenido hace dos años, le coloca hasta el momento entre las mejores películas de la sección oficial. Zahler vuelve a repetir e incorporar el mismo tono que hacía de Bone Tomahawk una película en la que el género estaba totalmente controlado a la vez que incorporaba una cruda y gratuita. En este caso Brawl in Cell Block 99 no es un western sino un thriller carcelario que nos narra la historia de Bradley, un exboxeador que pierde el empleo y pasa a dedicarse a traficar drogas como camello. Bradley es una persona que tiene absolutamente todo bajo control y que mide cada una de sus acciones a consciencia. Sin embargo eso no evita que por culpa de un error ajeno a él y que soluciona por su cuenta acabe en prisión. Detrás de sí deja a su mujer embarazada y enemigos, altos cargos del narcotráfico, deseando venganza. En el momento en que la vida de su mujer y hijo corre peligro, Bradley hará todo lo que esté en sus manos para ponerla a salvo.

Al igual que Bone Tomahawk, Brawl in Cell Block 99 gira en torno a una espiral de que se va exacerbando sobre sus propios límites a medida que avanza el metraje. El resultado es un festival de sangre, extremidades rotas y cráneos aplastados. Sin contar con un transfondo o mejor contextualizado como el de Bone Tomahawk sí que se nota cierta madurez narrativa a la hora de desarrollar el conflicto. Bradley va avanzando de forma ingeniosa por diferentes escenarios cuyo peligro y respuesta violenta va aumentando. Además cuenta con un adversario de primera categoría interpretado por Udo Kier. Bradley pasa de destrozar un coche con sus propias manos a aplastar cuerpos humanos sin apenas pestañear. Y sin embargo, en vez de escandalizarnos ante las horribles imágenes que genera consigue que interioricemos esta de forma humorística y nos divirtamos como niños.

brawl in cell block 99

La corta carrera cinematográfica de ya le sitúa como uno de los directores con un futuro más prometedor en Hollywood. Sobre todo gracias a su especial control del género y manejo de un tono que hace que sus films destaquen sobre otros. Estaremos atentos a sus próximos proyectos que ya incluyen a Mel Gibson de por medio así como la cálida recepción que obtendrá siempre en el festival de donde ya le adoran.

 

Deja un comentario

You May Also Like

Lejos del mar, un amor prohibido

¿Qué puede provocar que una mujer dispare a un hombre desconocido en una playa solitaria? ¿Imanol Uribe ha contado algo que yo no he visto o percibido? Estas y otras…
Ver entrada

Zoolander Nº. 2, el olor del éxito

Es duro enfrentarse a una segunda parte. Es más que probable, que alguien siempre añada eso de ‘segundas partes nunca fueron buenas’ y añadan ‘menos la de El Padrino’. Zoolander…
Ver entrada

Todos los nominados a los Premios Goya 2014

Un año más nos enfrentamos a los Premios Goya, que nos sirven de referencia para ver, de algún modo, qué nos ha deparado el cine español más cercano a la…
Ver entrada