Begin again

Begin Again, donde la música es vida

De tanto en tanto hay películas donde la es el hilo narrativo de su historia, como pasaba con Alta Fidelidad y más recientemente con Searching for a Sugar Man o A propósito de Llewyn Davis, por citar solo algunas. También esto sucedía sucedía con Once, la película que hizo que todos nos fijáramos en John Carney gracias a la música de Glen Hansard y Markéta Irglová (y que por supuesto se llevó el Oscar a la mejor canción original). Ahora el director irlandés hace su primera incursión en suelo norteamericano, manteniendo el espíritu de Once pero con una guión más sólido y unos personajes mucho más entrañables.

Dan (Mark Ruffalo) es un productor de discos en horas bajas que ahoga sus penas en alcohol y por casualidad descubre a Gretta (Keira Knightley) subida al escenario tocando un tema obligada por su amigo Steve (James Corden). Dan rápidamente veráel potencial que tiene Gretta, pero ella no estádemasiado convencida de dar el paso porque al día siguiente tiene un avión que le devolveráa casa ya que, como le dice Dan, “nadie viene a y se larga si no es por algo terrible“como también sucede en su caso. La historia de amor entre Gretta y Dave (Adam Levine) a golpe de flashbacks y de canciones hermosas se entrecruza con la relación que tiene Dan con su ex-mujer Miriam (Catherine Keener) y su hija Violet (Hailee Steinfeld) cuando Dan y Gretta van a embarcarse en el proyecto de grabación de ese primer disco que Dan ve muy claro en su cabeza con arreglos de cuerda, piano y percusión pero que nadie más ve.

Begin again

La historia de Begin Again, cuya traducción al español sería ‘volver a empezar’, es por un lado una crítica al estado de la industria discográfica independiente americana y por otro un rayo de esperanza a los artistas emergentes que ven cada vez más imposible triunfar y seguir siendo honestos con ellos mismos.

Keira Knightley en el papel de Gretta es la gran sorpresa de la película desde el primer minuto, cuando interpreta en acústico (unplugged, que dicen al otro lado del atlántico) la preciosa ‘A step you can’t take back’, pero no dejaráde hacerlo en todas y cada unas de las escenas musicales. Adam Levine tiene un papel mucho más secundario como Dave, pero a pesar de ello los pegadizos ritmos pop de sus canciones nos harán bailar (y cantar) en la butaca del cine.

Quizásea verdad que John Carney haya abandonado el lado independiente con esta película, pero si ese es el precio a pagar por poder ver que así sea: el resultado es una deliciosa cinta en la que la vida -con todo lo bueno y lo malo que tiene- se ve siempre desde el punto de vista positivo aderezada con una maravillosa banda sonora y una que se redescubre ante nuestros ojos. Si alguien no sale con una sonrisa del cine después de verla por favor, que vaya directo a taquilla y que le devuelvan el dinero.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Pingback: Cine en serio
  3. Pingback: Cine en serio
  4. Pingback: Cine en serio
  5. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

Sitges 2014: Kiki's Delivery Service

A decir verdad cuando entré al pase de Kiki’s delivery service no sabía exactamente a lo que me iba a enfrentar. Basándose en una novela que ya versionó Hayao Miyazaki,…
Ver entrada

Doctor Sueño, bajo la sombra de King

Por todos es conocido el escaso aprecio que Stephen King siente por la versión que Stanley Kubrick realizó de su novela El resplandor. El director neoyorquino vació de narrativa casi…
Ver entrada

El día del espectador: “Hook” (1991) de Steven Spielberg

No como palomitas en el cine. Es una de esas cosas en las que no he tenido interés nunca, y mucho menos los nachos o pizza que ahora intentan vender;…
Ver entrada