Bajo las estrellas de París, una realidad en la «rica» Europa

Ya forma parte del paisaje de la rica (?) Europa, sobre todo en las grandes ciudades: debajo de un puente, en un cruce de autopistas, entre matojos de parques públicos… vemos ínfimas chabolas y tiendas de campaña de inmigrantes abocados a la pobreza extrema y la supervivencia en condiciones deplorables. A veces, es una espera de incertidumbres hasta que llega la expulsión del país.

La historia de Christine es la de una mujer ya madura que se encuentra con Suli, un niño eritreo de ocho años que no sabe francés y enseña la orden de expulsión del país de su madre, a quien busca con desesperación. Christine es una sin techo que se refugia en un cubículo entre las instalaciones del metro y el Sena; pasa frío, camina mal con los pies destrozados y, de entrada, rechaza al niño. Pero Suli se pega a ella como una lapa porque no tiene a nadie. Finalmente, esta mujer se compadece y le ayudará a buscar a la madre. 

En buena medida, la ternura y sensibilidad de Bajo las estrellas de París desarman cualquier análisis crítico o juicio que pondere el valor estético de una película necesitada de mayor enjundia dramática y desarrollo narrativo. En efecto, la historia se queda prácticamente en una anécdota; y el tratamiento un tanto “dickensiano” tampoco ayuda. Quiero decir que el director se ha quedado corto si se trataba de un filme de denuncia y algunos momentos de humor parecen fuera de lugar en la medida en que diluyen esa denuncia. Tampoco ayuda, sobre todo en la primera parte, unas localizaciones en los muelles del Sena de la isla de la Cité que resultan un tanto preciosistas con cierto halo bohemio.

Pero estas dificultades, que dejan la película en un nivel medio e impiden aplaudir sin reservas el compromiso social que subyace a la historia, al final quedan en segundo plano frente a las claves emocionales del tratamiento. Es la baza que juega —y juega bien— el director, consiguiendo la adhesión del espectador y su empatía hacia personajes faltos de matices. Gran parte del peso del filme recae en Catherine Frot, tan espléndida como en La cocinera del Presidente. Tampoco lo hace mal el niño, con su mirada. Ambos nos conquistan en su deambular por una ciudad siempre hostil y su voluntad de supervivencia: a la postre, una pequeña historia que habla de una realidad muy fuerte.

Bajo las estrellas de París (Claus Drexel, 2020) ⭐️⭐️½

Bajo las estrellas de París (Claus Drexel, 2020)

Deja un comentario

You May Also Like

El poder del perro, una serpiente envenenada

Lo nuevo de Jane Campion es una bellísima serpiente a la que te han jurado que le han quitado el veneno: es tan bonita y tan inocente que no te…
Ver entrada

Madres paralelas, no expliques, muestra

Que Madres paralelas sea la siguiente película del director manchego después de la aclamada por crítica y público Dolor y gloria no es tarea fácil. Pasamos de un tono autobiográfico…
Ver entrada

Tres idénticos desconocidos, una conmoción tierna y desbordada

Tres idénticos desconocidos es uno de esos documentales que recurre insidiosamente a las imágenes de archivo de la historia real de sus protagonistas, los trillizos Edward Galland, David Kellman y…
Ver entrada