Bad teacher, mala comedia

El principal problema de comedias como Bad teacher es que existen The Office, 30 Rock, Curb your enthusiasm, Community, Modern Family o Parks and Recreation. Y volvemos al tema del cine versus televisión. Al lado de estas series un producto como Bad teacher destaca por su mediocridad y escaso fuste. El caso es que los mimbres no son del todo malos.

En principio, la idea de darle la vuelta al género de profesores es bastante atractiva. Y Cameron Díaz no es mala comedianta. Lo que pasa es que esta subversión dura poco tiempo y el personaje negativo que interpreta la Díaz tiene que aprender y hacerse mejor persona porque a los guionistas les apetece. Entonces nos damos cuenta de que todo es una impostura y el ánimo políticamente incorrecto es irreal. Si a esto le unimos la poca gracia de la mayoría de los chistes pues ya tenemos para aburrirnos un rato. Por lo menos dura hora y media escasa y no dan ganas de matar a nadie.

En un ánimo por buscar algo positivo, tenemos el buen hacer del reparto: Díaz nos alegra la vista y es una payasa con tablas, Jason Segel se limita a cumplir y Justin Timberlake demuestra que lo de dedicarse a la interpretación no es un capricho de divo. Tal vez sea lo mejor de la película, ver como el sex symbol hace de panoli de forma bastante creíble.

Descorazonador. ¿Desde cuando no se estrena una buena comedia? No digo una obra notable, simplemente algo digno. Seguiremos buscando.