Ático sin ascensor, intrascendente comedia ligera 

Ático sin ascensor tiene como gran baza la presencia de y realizando los papeles protagonistas como una pareja interracial que lleva muchos años juntos. Entre ambos actores hay bastante química y quizá verlos actuar juntos en pantalla sea lo único interesante de la última película de Richard Loncraine, más acostumbrado a dirigir para televisión que para cine, aunque ha dirigido algunas películas mínimamente reseñables como Firewall o Ricardo III.

Alex Carver y Ruth son una pareja que lleva toda su vida en un mismo piso en Brooklyn, pero ahora que están jubilados y que la zona se ha puesto de moda están pensando en vender su apartamento ya que no tiene ascensor y cada vez les cuesta más subir hasta el piso quinto. Esta situación les hará recordar todo lo que vivieron en él y darse cuenta de lo que complicado que está el mercado inmobiliario cuando deciden montar una jornada de puertas abiertas y ver otros pisos disponibles.

Ático sin ascensor

Los recuerdos de toda una vida viviendo en el mismo apartamento podrían dar mucho juego, pero en Ático sin ascensor se limitan a los pensamientos en voz en off de Alex cuando va paseando a comprar el periódico y a un par de momentos en los que vemos a la pareja cuando eran jóvenes. Por ello en esta película se ven obligados a meter como contrapunto y relleno el hecho de que el perro de la pareja esté enfermo y tengan que llamar cada dos escenas al veterinario para ver su evolución y, lo más incomprensible de todo, el hecho de que el puente de Brooklyn esté cortado por un supuesto terrorista durante todo el fin de semana y en las noticias no paren de hablar de ello.

El filme por desgracia sigue la misma tónica de los últimos trabajos de Diane Keaton, como Morning Glory o Así nos va, es una película intrascendente que le sirve por un lado a los actores para pagar el alquiler y a los cines para rellenar la programación cuando no hay nada más interesante. Lo bueno: al menos sigue igual de guapa que siempre.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

You May Also Like

Magical Girl, el título es lo de menos

Carlos Vermut, la cara B de Santiago Segura, vuelve al cine para dirigir su segundo largometraje, Magical Girl, una especie de Kill Bill existencial bañado de pullitas a la sociedad…
Ver entrada

Sitges 2014: Adieu au langage, incansable Godard

Resulta muy difícil valorar Adieu au langage, una película que apenas tiene características cinematográficas. Godard es probablemente el mejor director de cine vivo que hay en nuestro planeta; y tras cruzar…
Ver entrada

Ánimas, Jung para dummies

El dúo sevillano formado por Laura Alvea y José F. Ortuño vuelve con su segundo largometraje de ficción, Ánimas, una cinta de terror que explora la relación entre Álex (Clare…
Ver entrada