Aprendiendo a conducir

Aprendiendo a conducir, romance insípido

Muy lejos parecen quedar los tiempos gloriosos en los que era considerada la mejor directora de cine español. Atrás quedaron sus consideradas obras cumbre como Mi vida sin mí o La vida secreta de las palabras, y pese a sus intentos frustrados de distanciarse de su estilo con obras como la desastrosa Mi otro yo, Coixet sigue repitiendo una misma fórmula narrativa, cada vez de forma más arquetípica, más insignificante e insulsa.

Aprendiendo a conducir se adapta perfectamente al estilo de película romanticona estadounidense que incorpora ciertos componentes inusuales (no por ello originales) con la intención de destacar pero que acaba pasando rápidamente al olvido. Wendy (Patricia Clarkson), novelista de Manhattan, vive un momento muy difícil en su matrimonio. En plena vía de separación de su marido decide sacarse el carné de conducir para poder visitar a su hija. Su profesor de autoescuela es Darwan (Ben Kingsley), un particular hombre hindú que ejerce como taxistas por las noches. La relación entre ambos se va fortaleciendo con el paso del tiempo hasta el punto de existir incluso algo de amor/pasión entre ellos. Pero Wendy aún sigue afrontando su separación y Darwan adaptándose a un repentino matrimonio de conveniencia.

Aprendiendo a conducir

Coixet intenta poner sobre la mesa varios temas de gran importancia global de una forma demasiado superflua y prototípica. En primer lugar su gran intención es hacer desaparecer las diferencias raciales y socioeconómicas a través de la relación entre dos personas de culturas y formas de vida totalmente contrapuestas. Coixet evidencia la existencia de estas diferencias y las intenta combatir con amor y amistad de una forma un tanto ridícula. Por otro lado, Coixet no puede evitar dejar atrás su gran interés por las mujeres solitarias que viven marcadas y castigadas por los hombres y que se comportan de una forma simpáticamente paranoica.

Lo único que salva la película del desastre absoluto es el carisma y talento de Ben Kingsley así como la química que este tiene en la pantalla con . Dejando de lado las situaciones romanticonas estereotipadas, Aprendiendo a conducir tiene ciertos momentos divertidos, medidos a cuentagotas, pero que consiguen hacer la película más ligera y llevadera. Pero el film se queda a caballo entre el romance insoportable y la comedia aburrida, entre la crítica social y la pretenciosidad débil, entre la autoría de Coixet y los mecanismos estereotipados de las producciones estadounidenses de este estilo.

Aprendiendo a conducir

Lo que está claro es que Aprendiendo a conducir no tiene ningún tipo de originalidad fílmica, ni desde el visual, ni desde la dirección y puesta en escena, ni desde la narrativa e ideación y ni si quiera desde sus objetivos e intenciones.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

You May Also Like

Las diez mejores películas del Festival de Sitges 2020

Nunca nadie pensó que se podría celebrar tanto la finalización de una edición del Festival de Sitges. Ya fue todo un milagro que el festival se pudiese tirar hacia delante…
Ver entrada

El Gran Hotel Budapest: otro de los mundos de Wes

La última película de Wes Anderson, El Gran Hotel Budapest, es una delirante comedia que se abre con una niña que sostiene un libro con el mismo título que va…
Ver entrada

SEFF’17: WINTER BROTHERS, genitales en la nieve

Con Winter brothers, el SEFF de este año cumple su cuota de cine europeo miserable, que se regodea en sus penurias y truculencias, como ocurría el año pasado con la…
Ver entrada