Anacleto, agente secreto, divertido triunfo del cine español

Ya debería ser conocida por aquí nuestra particular devoción por el cine de Javier Ruiz Caldera. En este tiempo hemos podido glosar con inmenso placer una de las grandes películas del cine español reciente, Promoción fantasma, y del viaje por los referentes cómicos de Hawks a Apatow pasando por los Farrelly que suponía Tres bodas de más. El tránsito a la comedia de acción que presenta Anacleto, agente secreto parece un paso natural en la carrera de este joven director de cabeza más que bien amueblada. Así, el cine de Ruiz Caldera sigue teniendo sus miras puestas en la sala de cine que es donde mejor se disfruta una comedia, con el espectador contagiando de risas a su compañero de butaca y, sobre todo, intentando no provocar un momento de aburrimiento en el metraje. En este sentido podemos considerar a su nueva película, Anacleto, agente secreto, como un triunfo más en una carrera que no para de crecer.

En Anacleto, agente secreto encontramos al personaje creado por Vázquez en su madurez y teniendo que enfrentarse a su misión más personal: proteger a su hijo del malvado Vázquez que ha descubierto su existencia. El maduro viene encarnado por Imanol Arias en uno de los aciertos de casting más geniales vistos en mucho tiempo. Ya desde los primeros minutos uno no puede imaginar a ningún otro actor español poniéndose en la piel del personaje de tebeo que es esta suerte de parodia de . Imanol, actor al que todos reconocemos con una pasmosa familiaridad en su faceta de padre entrañable, transmuta en este espía que debe afrontar su rol de padre arisco y reservado por el bien de su hijo, interpretado por Quim Gutiérrez. Una de las claves más interesantes del personaje de Imanol Arias es no haberle dado un registro cómico, sino afrontarlo de una forma seria dando cancha al resto del elenco para que la comedia surja del choque entre la idea del espía castizo y nuestra realidad no menos vulgar.

foto-imanol-arias-en-anacleto-agente-secreto-de-anacleto-625x352

Tener como contrapunto cómico a jóvenes de demostrada solvencia como Quim Gutiérrez, Carlos Areces, Alexandra Jiménez y Berto Romero ya es más que suficiente para aclarar por donde va la comedia y a qué nos enfrentamos: Gutiérrez modula su rol de chaval atolondrado un poco pringadillo que tan buenos resultados le dio en Primos y 3 bodas de más; Areces coge el testigo de los malos de Bond más absurdos; Jiménez demuestra con su papel de novia esquizofrénica que es la mejor actriz cómica con la que cuenta el cine español, a pesar de que su papel no le dé para lucirse demasiado; y Romero aporta su particular dicción y presencia, que funciona como contrapunto al derroche de carisma de Imanol Arias.

Anacleto Agente Secreto

Anacleto, agente secreto es ante todo una película honesta en cuanto a sus intenciones y resultados. Es evidente la inversión en producción para que la película luzca como tiene que hacerlo, con un equipo técnico que no tendría nada que envidiar a cualquier producción USA. Pero, ante todo, más allá del dinero, luce un talento para la comedia y la acción con el nombre de Javier Ruiz Caldera, que entrega una película muy entretenida, llena de risas y con la innegable personalidad de un actor como Imanol Arias que se come la pantalla a bocados. Así da gusto que el cine español quiera triunfar en las salas.

5 comments

Deja un comentario

You May Also Like

Festival de Sevilla: Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia, nos gusta hacer reír a la gente

La expectación por ver Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia,  el cierre de la trilogía existencial del director sueco Roy Andersson en el Festival…
Ver entrada

De chica en chica, la nueva y moderna gran familia española

El concepto de familia es España está cambiando, el modelo de la misma también. De chica en chica no solo nos cuenta los amores y desamores de una joven que…
Ver entrada

Destino Oculto, amena y ligera ciencia ficción

Conforme estaba viendo Destino Oculto me daba la impresión de que la historia que me estaban contando tenía un tufillo a Philip K. Dick que no se podía aguantar, no…
Ver entrada