A primera vista: en busca del primer beso

A primera vista es el primer largometraje del director brasileño Daniel Ribeiro. La película llega ahora a la cartelera española después de ser la candidata de Brasil para la última edición de los Oscar (aunque no llegó a estar entre las finalistas, entre las que Ida fue la elegida como mejor película de habla no inglesa).

A primera vista nace de un cortometraje dirigido por Ribeiro en 2010 llamado Eu Não Quero Voltar Sozinho y que contaba con los mismos actores y personajes de esta historia que, cuatro años después, consiguió rodar en formato largo.

Leonardo (Ghilherme Lobo) es un joven adolescente ciego que intenta llevar una vida normal. Leonardo va al instituto, coge apuntes con su máquina de escribir en Braille, los tontos de cada colegio se meten con él, su mejor amiga Giovana (Tess Amorim) le acompaña a casa… y su relación con sus padres es la de cualquier chico de su edad: él quiere ser independiente, pero sus padres le protegen más que a cualquier chico de su edad.

A primera vista
Esta monótona rutina se desarrolla en São Paulo, donde Leonardo tiene largas conversaciones con Giovana de camino a casa, por teléfono o en la piscina de esta. Pero la rutina se verá trastocada con la llegada al colegio de Gabriel (Fabio Audi) un guapo estudiante que acaba de trasladarse al barrio y con el que pronto los dos querrán pasar su tiempo libre o el camino de vuelta a casa.

A primera vista es una película ligera sobre el despertar de los deseos adolescentes centrada en un caso muy particular como es el de un chico ciego de nacimiento y que nos muestra cómo esta confusión propia de la edad afecta a todos por igual. La amistad, los celos, la obsesión por el primer beso y el primer amor son los ejes centrales de la cinta, que se intercalan con la necesidad que tiene Gabriel de volver solo a casa (Hoje Eu Quero Voltar Sozinho es el título original) y de ser una persona totalmente independiente a pesar de las dificultades.