Festival de San Sebastián 2019 (Sección Oficial): “La trinchera infinita” y “Proxima”

Es el segundo día de festival, y ya se pueden ver algunas estampas desoladoras, como el pase de los ocho episodios de Vida perfecta, la (por los dos capítulos que he podido ver) notable serie de Leticia Dolera, en la que tan solo hemos aparecido una decena de críticos, o la cola desde las 8 de la mañana delante del Victoria Eugenia para ver una película tan, en el fondo, normal, como Proxima. El Festival de Cine de San Sebastián nunca deja de sorprender, y ya hay quien se queja de “la tibetana de sección oficial” (que veremos mañana) o se sorprende porque Zeroville no esté finalmente a concurso por un supuesto descuido de James Franco al estrenarla en dos cines rusos. Entre dimes y diretes, en sección oficial hemos visto La trinchera infinita, una buena historia (al fin) de la Guerra Civil, y Proxima, cine espacial con firma femenina. ¡Bienvenidos al Zinemaldi! 

La trinchera infinita (Jon Garaño,  Aitor Arregi,  José Mari Goenaga) ****

La trinchera infinita (Jon Garaño,  Aitor Arregi,  José Mari Goenaga)

Decía ayer, a raíz de Mientras dure la guerra, que para contar una historia sobre la Guerra Civil en 2019 más vale que tengas un apunte nuevo o un giro interesante que darle, o caerás en la diatriba de contar lo mismo de siempre de la misma manera. A la chita callando, La trinchera infinita utiliza la Guerra Civil y el franquismo no para contar una historia de vencedores y vencidos, sino para hablar de los límites de la supervivencia humana y de la costumbre. El film usa la historia como base para narrar treinta años de la vida de Higinio y Rosa, su destrucción gradual como pareja y su obligación de mantenerse juntos ante el inmovilismo de él y el avance de ella. 

El triplete de Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga ya nos había traído tres películas muy apreciables:‘En 80 días, Loreak y la más conocida Handia. Con La trinchera infinita toman algunas decisiones de puesta en escena algo cuestionables pero saben aprovechar el espacio para convertir un pequeño lugar en un sitio cálido y realista, pero al mismo tiempo asfixiante. Además, su dirección de actores sigue siendo portentosa: Antonio de la Torre está fabuloso, pero Belén Cuesta debería tener asegurado el Goya por la maravillosa interpretación que nos regala y que muestra lo que muchos ya sabíamos: que es más que Magüi Moreno. 

La trinchera infinita dura dos horas y media, y aunque al final podría haber utilizado una elipsis más amplia (algunas decisiones se hacen un tanto reiterativas), sabe llenar cada uno de sus minutos con acciones, diálogos, sentimientos e historia. No deja que ninguna escena pase en balde, y eso es bastante reseñable en una obra que podría haber tirado por el convencionalismo más ñoño y prefiere centrarse en los esfuerzos de un protagonista que no es héroe ni villano: tan solo ser humano. 


Proxima (Alice Winocour) ***

Proxima (Alice Winocour)

Últimamente a los directores les ha dado por irse al espacio para contar sus traumitas. Lo hemos visto en Gravity, en Interstellar, en First man… Y Proxima quiere ser un revulsivo, dando a la historia del astronauta tristón y lleno de pesares un toque femenino gracias a la directora Alice Winocour, que sabe convertir un drama espacial más en una obra sobre la maternidad, la responsabilidad y el poner en riesgo todo lo que amas por un sueño.

Hablaba antes de First man, y no es baladí: Proxima es la cara B de aquel fallido intento de Damien Chazelle por contar la historia de Neil Armstrong. En este caso, Winocour se une al talento sin límites de Eva Green para conseguir que esta historia sobre la preparación para despegar de una mujer en un mundo de hombres funcione. Tristemente, no todo es miel sobre hojuelas: a Próxima le gusta tanto su arranque y su propuesta que se encharca en esa parte hasta resultar un tanto insípida

Al final, es una demostración más de por qué es necesario el papel de la mujer en la dirección de blockbusters: hemos visto antes esta historia, sí, pero nunca contada desde este punto de vista apasionante, novedoso, fresco y, sobre todo, necesario

CONTINUARÁ…