10.000 noches en ninguna parte, realidades paralelas

El malagueño Ramón Salazar regresa como director 8 años después de su segundo largometraje, 20 centímetros. Sus trabajos como guionista en las adaptaciones de Federico Moccia eran las únicas referencias que hemos tenido de él en este intervalo. El cineasta vuelve ahora con aires renovados.

Estructurada (o más bien desestructurada) en tres partes muy diferenciadas, la narración salta, despega y enloquece a lo largo de tres ciudades europeas: Madrid, París, Berlín. Allí su protagonista nos acompaña en un viaje personal hasta el interior de su alma, sus secretos, miedos y anhelos.

Reconozco que esta vuelta del director de Piedras y los caminos que le han llevado a él me producen simpatía. Alistarse a un cine de guerrilla donde nada es convencional me pone casi desde el principio de su lado. La película se ha gestado de una forma excepcional: sin apenas presupuesto, rodada a lo largo de casi tres años, sin un guión al uso, con una estrecha colaboración creativa con los actores, y sobre todo cobrando vida y tomando forma a medida de que su grabación avanzaba. El proceso ha sido completamente libre, y esa sensación de espontaneidad y frescura se traslada a la pantalla.

10.000 noches en ninguna parte

En este mundo de universos paralelos y realidades que corresponden a las diferentes elecciones que se toman en la vida, destaca sobre todo el escenario más oscuro y desolador. Gertrudix, y Rut Santamaría (atentos a esta gran actriz) hacen aquí suyos los personajes y se apoderan de los momentos más conseguidos de 10.000 noches en ninguna parte.

Por lo tanto, poco importa que el resultado sea desigual o que el universo sensorial-sentimental al que recurre constantemente no conecte con mi forma de ver el cine y el mundo. Da igual si me gustan más o menos algunos pasajes o algunos recursos. Al final prevalece una impresión de honestidad y autodeterminación que están por encima de filias y fobias. Estoy seguro de que está película encontrará su lugar y su propio público. Y aunque haya oído decir a su director que no sabe si volverá a hacer más cine, puliendo y afinando este camino que ahora inicia podría llegar a terrenos más que interesantes.

PROYECCIONES:
11/nov / Ave 2-3 / 22:15

0 comments

Deja un comentario

You May Also Like

Terminator: Destino Oscuro, vuelta a olvidar

Desde Terminator 2, la saga ha ido boicoteándose a sí misma a cada entrega. La tercera tardó en llegar y su mera existencia sorprendió a un público que ya había…
Ver entrada

Atlántida Film Fest: L’étrange couleur des larmes de ton corps

No me canso de repetirlo, al cine como lenguaje aun le queda mucho por evolucionar. Hace poco lo decía Shane Carruth, director de la espléndida Upstream color, que el cine…
Ver entrada

Escape from tomorrow, pesadilla en el parque de atracciones

Al final el tema de que Escape from tomorrow esté rodada en Disneyland (Anaheim) y Disney World (Orlando) sin permiso del gigante corporativo termina siendo lo de menos. Pero una…
Ver entrada