Una tarde con Sylvester Stallone y sus mercenarios

Que te citen un cinco de agosto a las dos y media de la tarde en una cantera de piedra de Marbella no es el mejor plan del mundo. Obviamente es soportable porque la cita era nada más y nada menos que con Sylvester Stallone, Antonio Banderas, Wesley Snipes, Jason Statham y Kellan Lutz que venían al Starlite Festival a presentar Los Mercenarios 3 , la cual se estrena el 14 de agosto y de la que hablaremos la semana que viene.

Como no podía ser menos Antonio Banderas ejercía de anfitrión aunque el que cortaba el bacalao era el profesionalísmo , alma mater de la saga Los Mercenarios y tipo con las suficientes tablas como para saber que aquí venía a vender su película. El actor y guionista, en este caso no ejerce de director, se mostró muy afable y simpático con la prensa, al contrario de unos Statham y Lutz que parecían estar de gira por compromiso (o porque era algo que habían firmado en el contrato y no les quedaba otra). En cambio, Snipes parecía disfrutar del momento y aunque poco hablador, estuvo sacando fotos a los periodistas con una sonrisa en los labios.

Sylvester Stallone, Wesley Snipes, Kellan Lutz, Antonio Banderas y Jason Statham en el estreno de Los Mercenarios 3

Por supuesto una de las primeras cuestiones que surgieron fue el tema de la edad de los protagonistas: “Llamadme cuando tengáis sesenta y cinco años y me contáis que tal estáis. Cuando tengáis mi edad diréis que qué bien estaba Sylvester Stallone en aquella película”. 

Adelantándose a las que ya son las primeras reacciones sobre Los Mercenarios 3, Stallone elogió a Banderas: “Antonio stá soberbio en la película. Todos le odiamos por lo bien que está. Deberíamos haberlo cortado en montaje”. Banderas recogió el guante comentando que había tenido una absoluta libertad a la hora de componer su personaje y dotarlo de un trasfondo que en el guión no tenía. Así Stallone desveló uno de los secretos para poder hacer una película como esta con tantos egos: “En realidad en el guión sólo había un 10% de lo que cada personaje tiene. Les ofrecí un marco, les dije que se imaginaran que eran mercenarios y a partir de ahí que cada uno fuera quién es, que utilizaran su personalidad. Por eso la película tiene esa frescura”. Pero claro, tener en una película a quince tipos hinchados de testosterona tiene que tener alguna desventaja: “Competitividad, todos quieren tener más minutos y tener las mejores escenas. Está en nuestra naturaleza”, dijo Stallone.

Sylvester Stallone y Jason Statham en el estreno de Los Mercenarios 3

Cada actor eligió su escena favorita de Los Mercenarios 3: Kellan Lutz se quedó con sus escenas en moto para las que le hubiese gustado que le dejasen no contar con especialista; Statham mencionó su accidente en coche que se hundió en el Mar Muerto del que hizo a Stallone responsable; Banderas destacó un diálogo con Stallone en un bosque que sin duda es de lo mejor de la película; Snipes puso la nota de humor al decir que su mejor escena era la que había tenido con Antonio (en realidad casi no coinciden en pantalla) y terminó destacando la espectacular escena inicial en la que es rescatado en un avión.

Sylvester Stallone ha reconocido, también, que el cine hoy en día tiene un gran componente de marketing, al contrario de lo que pasaba cuando él empezó: “Al fin y al cabo es un negocio. Las películas son muy caras y no puedes usar sólo el corazón y el instinto. Tienes que estar muy seguro de que no vas a tirar cien millones de dólares porque si no puedes acabar viviendo en una tienda de campaña con tu perro”. 

Antonio Banderas y Sylvester Stallone en Antonio Banderas, Sylvester Stallone and Wesley Snipes en el estreno de Los Mercenarios 3

Para acabar, Stallone mencionó que se encuentra trabajando con Enrique Urbizu en la reescritura de No habrá paz para los malvados con idea de hacer un remake: “Es una película genial. Urbizu está haciendo ahora mismo otra película, así que cuando acabe nos concentraremos en hacer una versión más grande y mejor”.

Así acabamos, a las cuatro de la tarde, con casi 40 grados en el exterior pero con la satisfacción de haber podido contemplar en persona a un señor como Silvester Stallone que, a pesar de muchos, es historia viva del cine. Un hombre que ha sabido encontrar su sitio en una industria que suele ser despiadada con hombres de su edad. Un tipo listo.

Fotos: Cine en Serio

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era "una del espacio". Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies