Una nueva amiga, melodrama bizarro

 

François Ozon, uno de los directores franceses con mayor talento actualmente en el mundo del cine, regresa a la gran pantalla con una obra que, bajo su aparente delicadeza visual, esconde un argumento muy bizarro. Una nueva amiga comienza con una secuencia montaje en la que vemos la evolución de la amistad de dos amigas desde que son pequeñas hasta que se casan y una de ellas tiene un hijo. Esta secuencia ocupa alrededor de unos 10 minutos de metraje y emplea una puesta de escena tan absurdamente idílica y basada en tópicos que uno no entiende si lo que se está relatando es en serio o es irónico. Después de esta secuencia, nos encontramos en el funeral de una de las amigas. Su prematura muerte deja a su marido, a su bebé y a su mejor amiga totalmente desamparados. Este inicio poco nos hace sospechar lo que veremos a continuación, toda una tesis sobre la orientación sexual/transexualidad y la identidad protagonizados por el marido y la amiga de la difunta. Pese a estar dotado de un argumento totalmente surrealista, inédito e insólito, Una nueva amiga no desprende una clara actitud satírica ante lo relatado. La voluntad misteriosa del autor no nos deja entrever con claridad si cree realmente en lo que nos está mostrando o si está realizando una crítica descabellada.

El argumento de Una nueva amiga es su arma más poderosa aunque quizás demasiado extrema y arriesgada, que puede disgustar, gustar o dejar indiferente al espectador por igual. Aun así, Ozon vuelve a demostrar su gran capacidad artística a través de su cuidada fotografía, sus encuadres milimétricos y la gran facilidad con la que consigue que sus actores parezcan reales pese a interpretar a personajes de lo más variopintos.

Una nueva amiga

Una nueva amiga es un melodrama entre un hombre que se siente mujer y una mujer que no se sabe muy bien lo que siente. Los fantasmas del pasado, las secuencias oníricas y las responsabilidades pesan sobre los dos protagonistas. Aunque la trama parezca ligera, incluso muchas veces divertida, acaba ocultando cierto dramatismo encerrado en dos personajes que luchan por resolver y entender su propia identidad.

El tono paródico y satírico mezclado con la densidad dramática de la historia puede confundir al espectador. Pero parece que precisamente esa sea la intención de la película, trasladar el misterio de la identidad de los personajes a la propia identidad de una película muy difícil de catalogar. Pero como mínimo Una nueva amiga es un melodrama diferente que acaba convirtiéndose (aunque en un primer momento no lo parezca) en toda una experiencia cinematográfica.

Carlos Murcia

A los 14 años descubrí mi pasión por el séptimo arte. Desde entonces nadie ha conseguido despegarme de la gran pantalla. Apasionado no solamente del cine sino también de las series de televisión, los mediometrajes, los cortometrajes, los documentales o cualquier tipo de representación audiovisual. Fiel devoto de Lars von Trier, admirador del cine japonés y de los grandes directores clásicos y de la modernidad. En definitiva, amante del cine como fuente de sabiduría con la que aprender y crecer como persona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies