Tres películas inconfesables

 

En mi deber de participar en el llamamiento a La Semana de Las Películas Malas, sería de recibo que alguno de nosotros disertara sobre qué es una película mala, o si realmente existe ese concepto extraño que hace que una película realmente mala, llega a serlo tanto que termina siendo digna de interés y consideración, por tanto, es tan mala que llega a ser buena. Pero estos son conceptos tan subjetivos y amplios que sería épico completar una descripción de los fundamentos de ese concepto, por eso, lo mejor son algunos ejemplos inconfesables, míos, muy míos, que componen el conjunto de Mis películas malas que adoro y veo regularmente, luego esto va de confesiones, así que es de recibo hacer una advertencia sobre los títulos de los que hablaré, no son recomendaciones, y si hay algún temerario que osase verlas, que sea siempre bajo su responsabilidad.

Empiezo sin andarme por las ramas, con una de las películas que suelo re visionar en esos momentos en los que no se decidir qué película ver, bien porque mi ánimo no me acompañe, o bien por pura desidia, es Campo de Batalla: La tierra, aunque esta puede resultar incluso un tópico, ya que fue calificada como una de las peores películas de la historia, con todo tipo de calificativos imaginables aplicados a ella; pero aun así, es una de esas películas que siempre termino viendo entera, quizás por el absurdo de su trama, o sobre todo con su absurdo desenlace, porque las interpretaciones son deplorables y realizadas por actores no carentes de talento interpretativo, o por la carencia absoluta de empatía con los personajes y con toda la trama en general, osea, que no hay por donde pillarla. Aunque este no es un claro ejemplo de ‘película que de ser tan mala, llega a ser buena’ pero es una de las mías.

Mi década dorada del cine fue la de los 80, simplemente porque fue cuando me descubrí el ver películas por mí mismo, sin la supervisión de mi mentor en esto, que no fue otro que mi padre, y de esta década cabe destacar Howard… un nuevo héroe , la cual ha pasado a ser casi un clásico, es más, se diría que es casi un ejemplo que todo estudiante de estas artes debería conocer, bien por ser la mayor superproducción de su época, donde se implicaron nombres como Willard Huyck en la dirección (, American Graffiti) y siendo una producción de adaptando los comics que el propio guionista de la película realizo para Comics. La película es desastrosa, desde los efectos especiales, dignos de la peor producción de Troma films, pasando por las interpretaciones y caracterizaciones, que son indignas incluso para la época en la que se realizó, pero aun así, esta es una película para nostálgicos, que con el tiempo y el recuerdo de los que la fuimos a ver a los cines, la película se consolido como ‘buena peli mala’ por gentileza de la nostalgia.

Trashin’. Patinar o morir es la tercera en discordia, también de los 80, con una tremenda influencia en mi juventud como skater (de los malos) y que aparte de algunos videos de patinadores, era el principal documento que teníamos para entender que era la cultura del patinar. La estética sustentada en un término que deberíamos llamar como súper horterísmo merece mención aparte, por no hablar de un jovencísimo y casi irreconocible Josh Brolin, que más parece un Ken descamisado y pechopalomo, tablas de planchar que son usadas para patinar, con mucho color fosforescente, patinadores malotes con peinados de la kale borroka y una historia a lo Romeo y Julieta que lo completa todo, con un apogeo final de patinaje y triunfo en una carrera donde los protagonistas arriesgan absurdamente su integridad física, vamos, ¿Alguien puede decirme que a esta película de falta algo? Pues aún tiene algo más que la hace impagable, y es, casi con toda seguridad, la primera aparición de los Red Hot Chilli Peppers, (Anthony Kiedis y  Michael “Flea” Balzary han intervenido en diferentes películas de las que igual algún día escribiré) cuando aún no eran un grupo serio y eran divertidos de ver, que en el doblaje al castellano eran nombrados, de forma muy cómica, con la traducción literal de Los Guindillas Rojas Picantes y cuya actuación podéis ver en este video.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies