The Last Airbender, o por qué una película no se llamó Avatar

 

estrena en 2009 Avatar, (Recordatorio: esta semana nos instaron a que habláramos de películas malas, y yo sigo esa línea) mientras Shyamalan está a punto de estrenar una película basada en la serie de anime, de producción estadounidense Avatar: The Last Airbender, que cuenta las aventuras de Aang, un joven maestro del aire para acabar con la guerra, que durante más de cien años libran los pueblos del aire, tierra y agua contra la nación del fuego. El estreno de la película de Shyamalan estaba previsto para 2009 también, aunque habría sido extraño encontrarse en un mismo año dos malas películas con el mismo título; yo me imagino los debates -¿viste Avatar? -¿Cuál, la que es Pocahontas con muñecos azules o la del niño con el abanico? Habría sido un año raro, aunque interesante.

Lo cierto es que la película de Shyamalan no es una obra cumbre del cine, pero personalmente no la considero una mala película, con seguridad porque soy un gran fan de la serie de anime, y que es de las pocas que he conseguido ver completa sin aburrirme, y cuya historia me pareció cautivadora, evocadora y épica, y supongo que a Shyamalan le pasaría lo mismo, pues en sus declaraciones al iniciar el proyecto lo delataban. Pero Shyamalan cometió un error: si vas a rodar una historia en tres partes, o lo que a mi entender se denomina con el termino erróneo de trilogía, lo primer que debes hacer es asegurarte rodar las dos siguientes partes, o ser listo como y hacer las tres partes de una vez.

Yo no soy crítico, ni lo pretendo, aquí hablo solo de películas, y las películas de Shyamalan a mí me gustan, y la mayoría de las veces no entiendo las críticas, tampoco entiendo su defensa fanática por parte de sus adeptos, ya que si algo tienen las películas de este señor, son cosas que chirrían en un par de ojos observadores (casi me veo tentado de escribir que tienen fallos, pero no, no he caído) y cuando digo que me gustan sus películas, incluyo esta, aunque mi criterio esta distorsionado por conocer y admirar la historia original.

La película recibió críticas de todo tipo, y con de todo tipo me refiero a con todo tipo de maldad, incluso la injustificada, por un lado la acusaban de tener unos diálogos pobres e insulsos, alejándose del original, pese a disponer de un excelente material de partida; y en otro medio decían que la historia era demasiado infantil, como orientada a niños de diez años y que debería haberla adaptado a un público más adulto, para después cuestionarse que mimbres necesita Shyamalan para conseguir hacer una buena película.

Normalmente no suelo prestar atención a las críticas de los medios especializados (salvo a las que se hacen en @cineenserio claro está, ejem ejem) más bien suelo llevarles la contraria, o digamos que estimulan mi curiosidad por la película en cuestión. Con este director creo que película tras película, y por parte de algunos pesos pesados del sector de la crítica, se le juzga de esta manera, un poco injustificada, sin llegar a valorar lo que este señor consigue con la mayoría de sus películas es que estés atento a lo que sucede en la pantalla, en ocasiones sin más intención que la de entretenerte, como es el caso de The Last Airbender, y en otros es dejarnos con la mandíbula a la altura del pecho con el desenlace final, como ocurre en El Protegido, o en El Sexto sentido. En ocasiones solo nos cuenta una bonita historia como en La Joven del Agua, y en cada película intenta siempre trasmitirnos algo más que lo meramente cinematográfico, y lo consiga o no, como intenta hacerlo de forma fácil y sencilla, para mi es algo de agradecerle a este director siempre que veo una de sus películas. Por eso, me indigné con este acoso, a una película incompleta, pues era una parte de tres, pero sobre todo al que se ejerció sobre el director después de arriesgarse en este proyecto, que posiblemente le desbordara y que casi le costó tener que emigrar a los confines del mundo y rodar sus películas en España, donde por lo visto no importa si es buena o mala, o si deja de dar dinero, pero ese es otro debate.

Por suerte, Shyamalan estrenara en 2013 After Earth, producida por Will Smith, y protagonizada por el mismo y su hijo Jaden, en la que le deseo mejor suerte, ya que Smith es una de mis grandes simpatías en el mundo del cine, y sobre todo desde que le vi reírse de sí mismo y su carrera como actor en Jersey Girl de Kevin Smith. Y como amante de Avatar, la serie de animación, me alegró mucho saber, que pese a no llevarse a cabo la segunda entrega cinematográfica, habrá una serie de animación estrenada este año 2012 de 26 episodios llamada La leyenda de Korra.

En conclusión, a menos que pretendáis desperdiciar tiempo en vuestras vidas, seáis amantes del riesgo o tengáis una curiosidad enfermiza. No veáis esta película, y si lo hacéis, sed conscientes de lo que estáis haciendo, pero no seáis injustos con todo lo que rodea a la película, no seáis como esos otros.

  • Marce

    Bueno, todas las personas poseen opiniones completamente diferentes, acepto la tuya, más no la comparto.

    A mi sinceramente esa película me pareció FATAL, empezando por el REPARTO DE LOS ACTORES, NADA QUE VER CON LOS DE LA SERIE ANIMADA.

    ¿Katara y Sokka blancos? ¿Zuko moreno? ¿qué onda con la flecha de Aang? Parece pintada con cenizas.

    Si vamos a ponernos a pensar con lógica, en la vida real, un lugar en donde hace mucho frío, obligando a las personas a usar sacos o camisas manga larga prácticamente todo el tiempo… estas personas normalmente son de piel blanca, y en lugares donde las temperaturas son elevadas, es normal que las personas sean más bronceadas… PERO EN LA SERIE ANIMADA NO FUE ASÍ. Los de las Tribus Agua eran morenos, pero no por el sol (obviamente) sino por simple genética, y por el contrario, en la Nación del Fuego (solo los miembros de la familia real, pues lo habitantes promedio tenían un color normal, e incluso eran morenos, algunos) su piel era blanca y su cabello era negro, con ojos medio rasgados (así como en Asia) y en esa película NO RESPETARON ESO.

    Esa fue una de las cosas que más me molestó. Luego nos encontramos con un Aang y Sokka completamente amargados y serios… ¿acaso en la serie esos dos eran así? NO, Aang era el niño alegre y pacífico que de vez en cuando decía tonterías, mostrando movimientos realmente suaves a la hora de combatir (como el aire) y Sokka era el estratega del grupo que siempre estaba listo para hacernos reír… en esa película son completamente diferentes.

    Zuko… sin palabras. HO-RRI-BLE. Ya había visto a Patel en otra película, y su actuación fue buena, sobre todo porque la historia de la película transcurría en INDIA, donde la mayoría de sus habitantes tienen rasgos como los de él… pero ZUKO ASÍ? NOOOOO, INACEPTABLE.

    En esa película los maestros fuego NO CREAN FUEGO (como en la serie) SIMPLEMENTE LO CONTROLAN, ESO NO ES LO MISMO.

    Fue una decepción total…

    Pero esta solamente es una simple opinión, de una fan colombiana de Avatar, pues me ENCANTÓ TOTALMENTE LA SERIE, Y ESA PELÍCULA MUY POR EL CONTRARIO ME DISGUSTÓ.

    Eso es todo 😀

    • Julio

      De juzgar la película tratando de ser objetivo, y con el cariño que me supone que ya me gustaba la historia, a la critica en los detalles hay un escalón demasiado grande.

      Aquí solo hablo de la película, intento comprarla lo menos posible con la serie.

      Las comparaciones siempre son odiosas, y el respeto a la obra original se pierde en el momento en que el autor la vende para que se hagan adaptaciones, de cualquier tipo y ocurre en todos los ámbitos.

      Un saludo

  • Pingback: La visita, M. Night Shyamalan a tope - Crítica de cine()

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies