The Damned United, un fútbol diferente

 

‘Todo esta inventado’ es una aseveración tan categórica como absurda, que siempre queda descartada cuando alguna ingeniosa mente crea una nueva forma de hacer algo que, hasta ese momento, se creía inamovible, pero en la mayoría de ocasiones, lo que se vende como un concepto nuevo, ya lo había hecho alguien antes.

The Damned United es sin duda una película donde el fantástico director Tom Hooper enseña algo al sector de la prensa deportiva, aunque deberían aprenderlo simplemente leyendo las hemerotecas, o lo que vendría siendo estar un poco informados, lo cual no es muy frecuente.

The Damned United nos cuenta, de forma escueta, la trayectoria de uno de los mas grandes y polémicos entrenadores de la historia del ingles, Brian Clough, cuya carrera como jugador no es tan destacable como la de entrenador, y eso que llego a ser internacional con Inglaterra en una de las épocas en las que el futbol Ingles era mas representativo a nivel internacional. Como entrenador Brian Clough  consiguió llevar a equipos de segunda división a ser los mejores equipos de Europa, pero aunque no lo parezca, no es este el motivo que llevo a David Peace a escribir una novela que seria adaptada por Peter Morgan para el cine, sino la arrolladora personalidad, amada por unos y detestada por otros, de Brian la causante de su repercusión mediática, un conjunto de polémicas declaraciones y mas polémicas decisiones deportivas, y sobre todo su etapa de 44 días como entrenador del Leeds United, que en aquellos tiempos era el mayor dominador de la liga Inglesa.

The Damned United

Es una película que nos habla de un futbol diferente al que conocemos hoy en día, de un futbol de gladiadores, de guerreros, un futbol de barro y campos mas propios para el cultivo que para la practica de un deporte, un futbol donde puesto de jugador y entrenador eran intercambiables, y sobre todo un futbol donde a los jugadores se les colocaba un cenicero en los vestuarios, y fumaban en los entrenamientos.

La película cuenta con grandes actores  de escuela británica que realizan una actuación excelente, en la que destacan sobre manera Michale sheen y Timothy Spall realiza saltos temporales en la carrera Brian Clough, desde su ascenso con el Derby County hasta su llegada y corta estancia al Leeds, pero no se centra en la temática deportiva, sino en el personaje principal, mas a modo de una obra teatral shakesperiano, donde el dialogo prima sobre la escena,  y donde apenas hay escenas de futbol filmadas, casi todo son imágenes de archivo, incluso la aparición e interacciones con personajes famosos de la época.

Como aficionado al futbol, siento un singular malestar por la critica que cierto sector realiza a este deporte en este nuestro país, mas anclado en un sentimiento pseudoprogresista de tiempos pasados, que se oponía a un falso simbolismo del futbol como alimento propagandístico. Sobre todo me pone enfermo cuando realizamos una comparativa con otros países, tan idolatrados en otros aspectos sociales, donde el futbol forma parte de su cultura, de su sociedad, y que desde luego incluye partes negativas, como prácticamente todas las cosas que tienen diferentes aspectos a valorar.

Pero esta no es una película sobre el deporte, ni sobre el futbol,  es una película sobre egos, sobre imposibles y sobre como se vivían situaciones que ahora copan nuestros noticiarios en las décadas de los 60 y 70 en Inglaterra, una película sobre la soledad y sobre las decisiones tomadas por motivos sentimentales y ambiciones,  en cierto modo, también es una critica a ciertos aspectos de este deporte que no gustan a nadie. Es sin duda una película que utiliza la ambientación futbolística para describirnos con pelos y señales la personalidad de uno de los personajes mas singulares y representativos de este deporte, y porque no decirlo, uno de los mas interesantes.

Lo mejor: La ambientación, las interpretaciones y la adaptación de los diálogos, así como las reflexiones que deja, ya que se trata de una de esas historias que deben ser contada. También es destacable el inserto de imágenes de la época, que obtiene el resultado deseado.

Lo peor: en ocasiones es precipitada, y no queda claro quien es exactamente el secundario que esta hablando o quienes son esas personas que aparecen en plano, aunque tampoco resulta demasiado relevante, ya que la escena esta prácticamente colapsada por los personajes principales.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies