Stray dogs, contemplar el encuadre del paso del tiempo

 

Festival de Cine EuropeoTaiwan. Un padre malvive como hombre anuncio para dar de comer a sus dos hijos que deambulan matando el tiempo por un supermercado. Por la noche vuelven a la chabola donde se cobijan y duermen juntos a la espera de un nuevo día. ¿Cine social? Bueno, no, esto es otra cosa tratándose del director Tsai Ming-Liang.

Para sumergirse en esta experiencia hay que ir preparado. Incluso si has visto su más folklórica El sabor de la sandía, para quedar suspendido en el vacío de Stray Dogs hay que tener predisposición y ganas. El sometimiento a planos fijos extenuantes es gradual, y si resistes la primera hora ya estás casi dentro. Si fuerzas tu mirada 40 minutos más y sigues asombrado estás cercano al premio final. Y si salivas como un animal ante esos 15 hirientes minutos de tiempo congelado en el que los protagonistas desesperan y emocionan al mismo tiempo, felicidades, formas parte del club de fans de Tsai Ming-Liang.

Stray dogs
Dividida claramente en dos partes (la primera terrenal y corpórea, la segunda espectral e irreal), esta coproducción francesa (motivo por la que está en un de cine europeo) es un ejercicio extremo sobre cómo atrapar el tiempo (y el dolor) encuadrarlo, darle luz y forma. Lo pone ante tus ojos y te da la opción de seguir observando esa pared llena de grietas y manchas fantasmales o de mirar hacia otro lado.

Si superas el juego de abstracción, aridez y agotamiento, las escenas más memorables de Stray Dogs (el agravio a una col entre ellas) jamás se borrarán de tu cansada retina.

PROYECCIONES
11-nov C. Ala 4 / 17:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies