Steve McQueen: The Man & Le Mans, historia de un rodaje

 

¿Qué es lo que hace original a un ? ¿La forma de plantear o contar la historia o la información que transmite? Yo me quedo con la segunda respuesta. El valor único que lo distingue de muchos otros es a veces aquello que narra como vemos en esta ocasión. Los dos directores de este : The Man & Le Mans intentan arrojar algo de luz a las sombras que oscurecieron el rodaje de una mítica película como es Las 24 horas de Le Mans, protagonizada por el gran actor Steve Mc Queen.

Steve McQueen: The Man & Le Mans

Muchas de las cosas que sabemos vuelven a repetirse en Steve McQueen: The Man & Le Mans y muchas otras que sospechábamos pero de las que no teníamos certeza marcan el hilo argumental de un documental en donde la arrolladora personalidad de la estrella del cine eclipsa todo lo demás. Esta película pudo realizarse solo y gracias al apoyo del actor, un ferviente admirador del automovilismo. Cuando peor iban las cosas, él estaba allí para arreglarlas. No le importaba nada que el fracaso o la crítica pudieran hacer tambalear los cimientos de este film. Si había que sustituir al director se hacía. Tal era su poder al frente de este arriesgado proyecto. Las carreras de coches no era un tema que invitaba al éxito. En el género deportivo tampoco era un referente y los precedentes no eran un sinónimo de fabulosa taquilla así que los años setenta vieron nacer un film que no solo iba a estrellar varios coches por accidente en el rodaje o fuera de él sino que se dirigía raudo y veloz hacía el desastre comercial. A Steve McQueen eso no le importó, tan solo deseaba llevar a la gran pantalla una de sus grandes pasiones y a fe que lo consiguió no sin pasar calamidades varias.

Steve McQueen: The Man & Le Mans mira a la película y la enfrenta desde las entrevistas de aquellos que participaron o que tuvieron relación con ella. Se cuenta su crisis matrimonial que desembocó en divorcio, sus amistades rotas y un sueño de niño grande que se fue al limbo. Muchas de las horas e imágenes de archivo ocultas a la prensa en su momento ahora emergen con fuerza intentando incidir en aquellos aspectos de los que menos información teníamos con audios del propio movie star que le presentan como alguien endiosado y orgulloso amante de las infidelidades y de cualquier bebida alcohólica que acabara en sus manos. Las 24 horas de Le Mans desde el principio estuvo gafada. Después de continuos retrasos y cambios de guionista y director además de tentaciones de sustituir a su protagonista que ni asistió a la premiere, el final no dejó satisfecho a nadie y aunque se ha convertido en obra de culto en su momento no superó las expectativas. En el futuro los efectos por ordenador han sustituido aquellas escenas realistas de las que hace gala este film.

Las 24 horas de Le Mans le arrebató a Steve Mc Queen muchas cosas, no solo su mujer sino tiempo después su salud. Se salvó de morir asesinado en la mansión de Sharon Tate en Los Ángeles por la familia Mason pero más tarde en 1980 falleció a consecuencia de inhalar asbesto cuando pilotaba los coches en las carreras. Su principal pasión y hobby le llevó a su fin a una edad muy temprana.

Steve McQueen: The Man & Le Mans

Su hijo Chad ha seguido su misma pasión y aquí toma protagonismo narrándose un accidente que sufrió en el 2006 y que le emparenta con él no solo por la sangre sino por una misma suerte. Otros como un piloto profesional que participó en el film no tuvieron tanta suerte llegando a perder una pierna en una de las secuencias grabadas.

Eso fue Las 24 horas de Le mans. Un desastre para muchos antes, durante y después del mismo. Costó mucho llegar a pasar la bandera a cuadros del final y Steve McQueen: The Man & Le Mansnos lo cuenta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies