Spring breakers, fantaseando con lo prohibido

 

Resulta cuanto menos curiosa la carrera de Harmony Korine y lo, en principio, anómala que puede resultar esta dentro de su filmografía. Korine saltó a la luz con sólo 19 años como guionista de Kids de Larry Clark, la odisea de una chica por las calles de Nueva York en busca del chico que le había contagiado el SIDA. Al par de años debutaría con Gummo a la que seguiría Julien Donkey-Boy, un retrato sobre un joven esquizofrénico y la primera película Dogma americana. Sus dos últimas películas fueron Mister Lonely, la historia de unos imitadores de Michael Jackson y , y Trash Humpers que nos narraba las peripecias de unos ancianos sociópatas que dejaban a Los idiotas de como unos niños de guardería. Como véis, el muchacho es la alegría de la huerta. Así, Spring Breakers es digamos su primera película comercial, con actores reconocibles e incluso con una narrativa, hasta cierto punto, convencional.

Spring Breakers sigue el viaje al infierno de cuatro chicas universitarias que comienzan yendo a una fiesta de spring break (lo que conocemos aquí como La Fiesta de la Primavera, pero en plan bestia) y terminan mezclándose con un peligroso traficante interpretado por James Franco. Lo primero que hay que agradecer es que aunque el viaje siga una senda algo tópica, en ningún momento Korine pretende aleccionar. De este modo, Korine no paga ningún peaje ético y consigue hacer una película como todas las suyas: amoral y atenta a los sujetos más discordantes de la sociedad, aunque en apariencia éstos aparezcan como asimilados por la misma.

Debe haber sido curioso ver a las fans de Selena Gómez cómo su ídola pasa de protagonista a paria a mitad de película, dejando a las pobres con una segunda parte lisérgica, sexual y violenta. También resulta curioso ver como se usan dos de los éxitos de , Baby, one more time y Everytime, como clara metáfora de este camino del cielo al infierno. Y no menos interesante, aunque quizás algo obvio, es el uso de dos señoritas como Gómez y Hudgens, viejas glorias del mundo que aquí emprenden su viaje a la edad adulta.

Crítica Spring Breakers

La segunda pata que Korine depura de su estilo es la parte estética. El director siempre había demostrado un gusto por lo visual que se basaba en destrozar intencionadamente el material fílmico mediante el uso del Super 8 e incluso el VHS con el que está grabada Trash humpers. En Spring breakers vemos una supuesta pero falsa evolución hacia el color hipersaturado lleno de neones propio de la estética club: en realidad no es más que la lógica adecuación del fondo a la forma a la que no le hubiese venido nada bien la fealdad del anterior cine de Korine. Y al igual que el director nunca ha apartado la mirada hacia lo no-bello, aquí vemos una clara lascivia en la observación de unos bellos cuerpos jóvenes que se prestan sin problema a ser admirados en una evidente complicidad con el espectador.

Cuál es la intención de Korine con Spring breakers no deja de ser un misterio. La mencionada ambigüedad moral y el juego de complicidades nos pone en ese terreno incómodo de las grandes películas. Todos sabemos que drogarse, utilizar armas y follar sin control son cosas que no están bien vistas, pero Korine nos lo presenta de tal manera que a uno le entran ganas de emular a estas niñas. O al menos fantasear con ello.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era “una del espacio”. Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

No hay respuestas

  1. Alberto dice:

    Buen artículo. Habrá que echarla un vistazo.

  1. 16 enero, 2014

    […] para trascender a esas historias mínimas. Se me vienen a la cabeza largos recientes como Shame, Spring breakers o The bling ring que conseguían ir a lugares interesantes más allá de sus cuatro o cinco […]

  2. 12 noviembre, 2014

    […] final, lo de Kids parece que se debió más al talento de Harmony Korine, al que le ha ido mucho mejor, que al de Clark que vive encerrado en su mundo de asco y […]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies