Sitges 2015: We are still here, la casa de los espíritus vengativos

 

A través de una trampa fácil, pero no por ello menos inteligente, We are still here engaña a un espectador inocente que, tras ver los primeros minutos de metraje, piensa que está delante de una insulsa película de casas encantadas. Pero poco a poco el film se va transformando y adquiriendo una nueva forma hasta convertirse durante los últimos veinte minutos en una masacre gore que recuerda ligeramente a Tu madre se ha comido a mi perro.

Una pareja que ha perdido recientemente a su hijo en un accidente de coche se muda a las frías tierras de Nueva Inglaterra para superar la pérdida. Pronto llegan al nuevo hogar fenómenos paranormales que se vinculan a la presencia fantasmagórica del hijo fallecido. Tras los primeros minutos del film el espectador queda vencido y desilusionado tras verse delante de un relato prototípico de presencias espirituales cargado de una densa atmosfera dramática desesperante.

We are still here

Pero la trama sufre un giro tras la llegada de una pareja amiga de la conectada con el mundo metafísico, que hará entender a los preocupados padres que los fenómenos proceden de la trágica muerte de la familia que construyo el hogar en el siglo XIX y no de su hijo. Tras este momento la película se vuelca hacia una batalla campal entre los espíritus, la familia y los habitantes del pueblo en un mismo espacio: la vieja casa encantada. We are still here se tiñe de sangre y , dinamitando de una forma espectacular e inesperada. El espectador sale de la sala con un buen sabor de boca pero con la sensación de haber sido engañado y haber encontrado lo que quería quizás demasiado tarde.

Carlos Murcia

A los 14 años descubrí mi pasión por el séptimo arte. Desde entonces nadie ha conseguido despegarme de la gran pantalla. Apasionado no solamente del cine sino también de las series de televisión, los mediometrajes, los cortometrajes, los documentales o cualquier tipo de representación audiovisual.
Fiel devoto de Lars von Trier, admirador del cine japonés y de los grandes directores clásicos y de la modernidad. En definitiva, amante del cine como fuente de sabiduría con la que aprender y crecer como persona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies