Sin tregua, seca y dura realidad

 

¿Una nueva película de una pareja de policías? ¿Encima usando la sobada técnica de la cámara en mano y la grabación en vídeo? ¿Escrita y dirigida por el escritor de la excelente Día de entrenamiento? Pues sí. Y la sorpresa es que está muy bien.

Una pareja de policias. Sí, una patrulla de dos policías normales. Ni más valientes ni más listos que cualquiera. Dos buenos policías eso sí. Con sus luces y sus sombras. Ejemplares en algunos momentos e innecesariamente violentos en otros. Jóvenes e ilusionados. Uno joven con nueva novia y el otro casado con familia en camino. Y ambos intentando hacer de un barrio de Los Angeles un lugar algo mejor.

Cámara en mano y vídeo. Sí, pero sin descuidar que esto es una película, que no deben aburrirnos con la cotidianidad ni descuidar el aspecto visual. Una extraña belleza formal inunda todo el metraje. El formato y el estilo es un utensilio que no un látigo que castigue a la película.

Escrita y dirigida por . Este señor pegó el pelotazo con Día de entrenamiento que no le dejaron dirigir porque nadie se fiaba de él aunque el libreto era excelente. Aquí realiza una parecida pero a la vez opuesta en cuanto al uso del tiempo: no queda claro pero la película nos cuenta años dentro de la relación de los dos policías y su entorno. Pero todo está realizado con un magnífico ritmo y buen hacer narrativo que en ningún momento resulta atropellado. Además Ayer no escatima en momentos ciertamente desagradables y violentos consiguiendo un acercamiento a la realidad muy interesante.

En conclusión, buen cine que, dentro de los lugares comunes que usa, resalta por la excelente labor de Jake Gyllenhaal y Michael Peña. Una película muy recomendable, seca y dura como debe ser la vida de los policías de Los Angeles. O al menos los de ciertos barrios.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era "una del espacio". Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies