SEFF 2015: C’EST L’AMOUR, UNDER ELECTRIC CLOUDS y AMOR TÓXICO de la risa al desaliento

 

C’est L’amour

C'EST L'AMOUR

La última propuesta del director Paul Vecchiali (del que el 2015 muestra una retrospectiva de su carrera) parece moverse por una máxima absoluta y firme del octogenario realizador: hago lo que me da la realísima gana. Da igual si la factura de esta comedieta es cutre, si a veces huele a rancio, si los actores no son especialmente dotados o si la carencia de medios es más que visible. En C’est L’amour lo importante es destapar como el amor no se deja encasillar y toma formas inesperadas, ilógicas y descabelladas. Y es que, aunque en algún momento bordee lo ridículo y lo maltrecho, son los destellos de espontaneidad, frescura  e ingenio los que estabilizan y dan un soplo pop y trash al conjunto.

Under Electric Clouds

UNDER ELECTRIC CLOUDS

Dos largas horas retratando a una Rusia futurista, apocalíptica y desalentadora pueden deprimir a cualquiera. Parece que no hay ni el más mínimo resquicio de esperanza ni escape en esta alegoría filosófica y surrealista que el director Alexei German se afana por subrayar en los 8 capítulos que divide su ambiciosa reflexión sobre la deriva de un pueblo. Dentro de este sueño nublado, denso y desmoralizador (bajo la sombra del mismísimo Angelopoulos) hay lugar para pequeños y efímeros rayos de belleza y grandiosidad, pero también lugar para alguna cabezada, algún WTF y alguna sonrisilla nerviosa.

Amor tóxico

AMOR TÓXICO

Tras dirigir Faraday, Norberto Ramos del Val vuelve a reincidir en el terreno de la perturbada y demente. En esta ocasión, es la cita (destastrosa) a ciegas entre Toni (Eduardo Ferrés) e Irene (Ann Perelló) el leitmotiv esta especie de Jo, qué noche en torno a los disparatados rituales amatorios y la artillería pesada de dos jóvenes en un bizarro cortejo. Todo el peso de Amor Tóxico recae en dos actores que transpiran química y naturalidad, y que defienden un guión centrado casi exclusivamente en una extravagante conversación y que por momentos llega a extenuar pero que se hace más divertido mientras más loco, marciano e imprevisible.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies