SEFF 2015: BABAI, MUSTANG y SANGAILE, juventud en marcha

 

Los azares de la programación y de la selección propia ante el caudal de propuestas que ofrece el Festival de Cine Europeo de Sevilla nos hizo ayer enfrentarnos a tres propuestas con jóvenes protagonistas: un niño kosovar de 10 años, cinco hermanas turcas y dos adolescentes lituanas centran la mirada de Babai, Mustang y The Summer of Sangaile, respectivamente. Tres ejemplos de juventudes de una Europa nos lleva más allá del este.

Babai

Festival de Cine Europeo de Sevilla - Babai

Con la crisis de los refugiados sirios en nuestros noticieros en estos momentos, Babai echa la vista a la similar situación que a inicios de los 90 vivieron miles de kosovares que, huyendo de una guerra inminente, partieron a tierras centroeuropeas en busca de una vida. La película de Visar Morina toma la mirada del niño Nori que ve como su padre hace verdaderos esfuerzos por emigrar a Alemania y dejarlo en la estacada.

Nueva variante de un género que podríamos denominar niño perdido busca a su padre/madre, Babai ofrece una visión desoladora de los egoísmos y absurdos adultos desde el prisma de un niño que debe aprender a ser mayor, replicando todo lo peor de sus mayores. Morina acerca la cámara a sus personajes para que no perdamos de vista un solo momento del viaje de Nori. Repetitiva por momentos en cuanto a las diferentes aventuras del niño y aunque no termina de rematar con un final demasiado abierto, presenta una historia de interés que poca esperanza deja en su visión del ser humano.

Mustang

MUSTANG-2

Avalada por su nominación como Mejor Película en los Premios del Cine Europeo anunciados ayer y el reciente galardón en el Festival de Valladolid, la coproducción Franco-Turca-Alemana Mustang narra la historia de cinco hermanas que viven con su abuela y su tío. Las niñas ven como una a una van pasando por el rito de ser casadas con el mejor postor y condenar su vida a un matrimonio infeliz.

Es imposible no empatizar a la vez que sufrir con la historia de estas niñas que ven como se le es arrebatada la belleza de su juventud, no la física, sino la emocional, mediante la censura de sus risas que acaba de la peor manera posible. Bañada de una cierta melancolía y sentido del humor, la dura realidad se acaba imponiendo dando un puñetazo a la mesa y haciendo la historia tristemente previsible. El recuerdo de Las vírgenes suicidas con su sociedad represora es alargado y sus numerosas coincidencias, a pesar de las lógicas diferencias socioculturales, acaban lastrando la película de Deniz Gamze Ergüven a un terreno falto de originalidad y garra en la puesta en escena.

El verano de Sangaile

Festival de Cine Europeo de Sevilla - THE SUMMER OF SANGAILE

Nuevamente volvemos a un esquema argumental ya trillado, el del verano del descubrimiento sexual y emocional. En este caso la historia la protagoniza la introvertida adolescente  Sangaile que al conocer a la expansiva Auste tendrá que enfrentarse a los miedos propios de la edad.

La película de Alanté Kavaïté tiene sensibilidad y ganas de hacer original una historia que, volvemos a lo mismo, ya hemos visto otras veces. Para intentar desmarcarse, Kavaïté acude a un tramo final lleno de ensoñaciones de corte surrealista que parte The Summer of Sangaile en dos, como si la evolución espiritual del personaje viajase mano a mano con el destino de la narración de la película. Además, la película presta poca atención al contexto social lituano, con lo que no llegamos a conocer realmente, al contrario de las anteriores cintas comentadas, cómo es visto el lesbianismo en la ex-república rusa. Pero nos tememos que no será algo demasiado bien visto.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era "una del espacio". Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies