Regreso a Montauk, menos hablar y más hacer

 

Regreso a Montauk, la última película de Volker Schlöndorff después de la notable Diplomacia, vuelve a girar alrededor de las palabras. Max Zorn es un afamado novelista que llega a Nueva York para presentar su última novela, en la que cuenta la historia de amor que hubo hace 17 años entre él y una mujer llamada Rebecca en esa misma ciudad.

Regreso a Montauk

La gira literaria levará a Max y a su novia Rachel por un Nueva York nocturno que parece sacado del Shortbus de John Cameron Mitchell pero para todos los públicos. Y por supuesto entre entrevista y entrevista Max tendrá la oportunidad de reencontrarse con Rebecca, que ahora es una prestigiosa abogada, y de darse cuenta de las oportunidades perdidas.

Hay un proverbio latino que dice “res non verba” y que se traduce en el refranero popular español como “menos hablar y más hacer”. Este proverbio o refrán son una de las máximas del cine: haz que tus personajes hagan y que no digan. ¿Os imagináis una película de acción en la que se diga lo fantástica que ha sido una batalla que no nos la muestre? Pues por muy profunda y maravillosa que fuera la relación entre Max y Rebecca en el pasado esta solo se nos muestra a través de las palabras de Max y de las intensas y sobreactuadas miradas entre y . Aunque bien pensado si la película tenían que sostenerla estos actores quizá no haya sido tan mala idea dejarlo a todo a las palabras de la novela de Max (quizá, lo único interesante de toda la película).

Regreso a Montauk

Aunque la idea podría haber dado para una historia íntima en la que los personajes hablaran sobre lo que fueron y lo que son (¿acaso Schlöndorff no ha visto ?) Regreso a Montauk se torna en una serie de clichés mal empastados y de tramas secundarias que no van a ningún sitio. Los profundos diálogos filosóficos de los personajes están fuera de lugar, el dolor y el sufrimiento por la pérdida no traspasa la pantalla, la química entre todos los personajes es inexistente y el viaje a Montauk se me antoja un descenso innecesario a los infiernos para los espectadores. ¿Por qué no te pudiste quedar en Berlín, Max, y ahorrarnos este reencuentro?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies