. . .

Paul, desilusión y sonrisas

 

Para la gran mayoría de la gente, que no está muy interesada en el mundo del cine pero que le gusta disfrutar de una película de vez en cuando, ver el trailer de una peli es más que suficiente para decidir si van o no a ir al cine a verla. Si el trailer es una basura, el publico medio no irá a verla independientemente de si la película es buena o mala.

Quizás ese vaya a ser el problema de Paul, que se estrena hoy mismo. El trailer español es un espanto de tamaños épicos, y si a eso le sumamos el lamentable doblaje gracias al señor Santi Millán entonces apaga y vámonos. Pero bueno, ciñámonos a la película en si y ya otro día hablaremos del apasionante mundo de los trailers.

Paul, Paul, Paul, ¿pero que te ha pasado chico?. Tenías tan buena pinta, dirigida por el director de Adventureland y Supersalidos… escrita y protagonizada por dos maestros como Simong Pegg y Nick Frost y con un plantel de secundarios brutal sacados de Saturday Night Live… ¿como es posible que no me hayas arrancado ni una risa?

Esto es una exageración pero se podría decir que pese a ser una comedia es como esas comedias mediocres que sus autores dicen «No es una comedia de risas, sino de sonrisas». Pero que soplapoyez es esta, por favor. Si es una comedia se supone que es para hacer reír, si quiero sonreír me pongo el programa de las mañanas de La 1. Si una comedia no hace reír es que es mala, y punto.

Paul tiene todos los ingredientes para ser una buena comedia, pero no lo es. ¿Donde está el problema? La verdad es que no podría señalar todas las cosas que no me gustan de Paul, así que lo resumiré en un par de puntos. Lenta como ella sola y personajes desaprovechados. Quizás dos de los mayores problemas al hacer una película.

Un punto aparte es que el personaje principal, Paul, que se supone que es un extraterrestre irreverente, al estilo Bender en Futurama, no es hilarante. Y esto es un problema muy serio porque se supone que Paul debe ser la risa. Quizás el problema es que este personaje está interpretado por Seth Rogen, y hay que reconocer que este señor está un poquito limitado de por si, quizás un error de casting bastante gordo.

Pese a todo la película tiene cosas interesantes, como todos los detalles y coñas frikis que aparecen por pantalla, pero se queda a medias. Igual es que yo no llegué a conectar con ella, es posible que el problema sea solo mío, pero la persona que vio la película conmigo tuvo la misma sensación que yo.

Sigamos soñando con el día en que llegue la comedia definitiva, en el que teniendo todos los ingredientes necesarios el resultado sea algo increíble. Por ahora nos quedamos con Paul, la demostración clara de que no siempre tener los ingredientes adecuados significa obtener un pastel perfecto.

A %d blogueros les gusta esto: