Nocturna 2018: GHOSTLAND, ATERRADOS, SUMMER OF 84 y WHAT KEEPS YOU ALIVE

Segunda parte de nuestro repaso al Nocturna Madrid 2018 con las mejores películas proyectadas: Ghostland de Pascal Laugier, Aterrados de Demian Rugna, Summer of 84 de François Simard, Anouk Whissell y Yoann-Karl Whissell y What Keeps you Alive de Colin Miniham.

Ghostland (Pascal Laugier) ***

Ghostland

Ghostland, la ganadora del Nocturna, da mucha rabia, porque funciona a la perfección durante su primer acto, dejando dudas sobre lo que ha ocurrido y metiendo al espectador en un juego de realidades atrayente, único y arrollador. Su más que funcional segundo acto es el momento de las imágenes perturbadoras, de los momentos enfermizos, de los intentos de huida. Sin embargo, en la conclusión, Laugier se revela como el peor mago de todos los tiempos y te cuenta el secreto de su truco de magia dejándote solo la sensación de haber perdido el tiempo. Bien rodada, con algunas secuencias elegantemente terroríficas y un guión al que se le debería haber dado un repaso.


Aterrados (Demian Rugna) ***

Una película argentina con espíritus, fantasmas, sustos e imágenes escalofriantes que funciona más cuando trabaja a pequeña escala que cuando inmiscuye a varios personajes investigando qué es lo que ha pasado. Probablemente la película que dejó menos poso (ni para lo bueno, ni para lo malo) del festival. Para coger palomitas, dar cuatro saltos en la butaca provocados por la música alta, e ir a la siguiente.


Summer of 84 (François Simard, Anouk Whissell y Yoann-Karl Whissell) ***

Summer of 84

El género de “niños de los 80 resolviendo misterios en bici” está bastante quemado a estas alturas por culpa de Stranger Things y sus imitaciones, pero Summer of 84 aporta un extra a este cóctel desmitificador. Sí, durante la mayor parte del metraje estamos ante una entretenida película en la que una pandilla trata de descubrir si su amable vecino es, realmente, un psicópata asesino. Se deja ver y tiene las típicas referencias a películas y series ochenteras (incluyendo el walkie talkie de GIJoe) más que esperables. Pero también tiene un poso de tristeza, de familias desestructuradas, de un mundo imperfecto en unos suburbios perfectos. Los últimos 15 minutos no los vio venir nadie, y son un baño de realidad escalofriante. Por mí, damos carpetazo a este subgénero de una vez: no vamos a llegar más lejos.


What Keeps You Alive (Colin Miniham) *** ½

What Keeps You Alive

De calle, What Keeps You Alive fue la mejor película de la Sección Oficial del Nocturna: Jules y Jackie celebran su primer año de matrimonio en una casa del lago donde una de ellas pasó su infancia. Lo que pasa a partir de aquí es mejor descubrirlo por vosotros mismos: un juego del gato y el ratón extremo, en el que cada recoveco esconde un giro más. What Keeps You Alive tiene un momento en el que la película se repite (conscientemente) a sí misma y empieza a perder gas, pero lo soluciona en un final sorprendente que no trata al espectador como si fuera imbécil (aunque, sí es cierto, le obliga a tener cierta suspensión de la incredulidad). Un buen ejemplo del terror contemporáneo.


Además de estos filmes, tuvimos la oportunidad de ver la cumplidora La Noche de Halloween en la premiere, que, pese a las malas críticas de la prensa española, funciona muy bien como secuela de la primera parte y película final (sí, ya) de la saga. La fiesta finalizó con una Mandy enfermiza, que se ama o se odia, que contiene una pelea a motosierrazo limpio entre Nicolas Cage y un demente. Entres o no entres en los intentos de Panos Cosmatos por dejar claro que es un autor-autor, solo por esto, ya mereció la pena.

RANDY MEEKS

Come and watch the fatty kid with a steadily declining mental health, and laugh as he attempts to give you what he cannot give himself.

Deja un comentario