20110919-125115.jpg

Para el que no lo sepa Noche de miedo es el remake de una modesta película de mismo título estrenada en 1985. La Noche de miedo original era una serie B de terror fruto de su época, sin muchas pretensiones que sobrevive más por el nostálgico recuerdo de los aficionados a ese tipo de cine que por su calidad real. No fue el inicio de ninguna saga a lo Viernes 13, Pesadilla en Elm Street o Halloween. Por eso mucha gente ni siquiera recuerde el original. En principio, no tengo nada en contra de los remakes. Pero ese es otro tema.

¿Qué aporta esta Noche de miedo 2011? En principio nada. La historia es prácticamente la misma: un jovencito descubre que su nuevo y apuesto vecino es un vampiro. Obviamente, nadie le cree y comienza un corre que te pillo en el que se involucrado la madre, el amigo, la novia y un extraño mago llamado Peter Vincent.

Poco más dentro de lo medianamente previsible. Lo bueno es que a pesar de esta previsibilidad Noche de miedo es una película muy amena y divertida. Nada del otro mundo pero 90 minutos que se pasan en un suspiro viendo a unos jovencitos guapetones, un misterioso y seductor vampiro, una madre sufrida, un amigo friki y un David Tennant pasado de rosca.

20110919-125128.jpg

Es de agradecer el retrato fiel a lo que es un vampiro y que no hayan crepuscularizado al personaje de Colin Farrel. La película no se vende a las jóvenes generaciones y apuesta por un terror adulto y socarrón. Si viste la original en su momento la disfrutarás, si el género no te atrae pues pasa a otra cosa que tampoco es que esto sea la panacea. A pasar el rato.