Especial Nicolas Winding Refn: PUSHER II: CON LAS MANOS ENSANGRENTADAS (2004)

 

Tras su debut con Pusher: Un paseo por el abismo: Winding Refn se embarcó en dos proyectos tan personales y arriesgados que llevaron a su productora, Jang Go Star, a la quiebra. Como queriendo retomar su vena más exploit y comercial, sin dejar de lado, por supuesto, sus pretensiones de auteur total, volvió, ocho años después, al ambiente y personajes de su ópera prima, entregando, en dos años, dos entregas más, cerrando así una inesperada trilogía.

Pusher II: Con las manos ensangrentadas

En Pusher II: Con las manos ensangrentadas, Refn recoge el personaje que protagonizara Mads Mikkelsen en Pusher: Un paseo por el abismo (y que injustamente desaparecía en su primera mitad) y lo lanza a una trama similar: Tonny sale de la cárcel buscando a su padre, alias El Duke, propietario de un negocio sustentado en los coches robados, para intentar hacerse un hueco en el negocio.

Es Pusher II: Con las manos ensangrentadas una película notablemente superior a su predecesora aunque no redonda del todo. Aquí ya vemos más notoriamente los rasgos estilísticos que explotarían en sus tres últimas películas: un uso asfixiante de la música electrónica, querencia por las tomas nocturnas y las luces de neón y una búsqueda de la verdad en sus personajes más por la vía de lo plástico que por la explicitud de los diálogos: por poner un ejemplo, maravillosa la larga secuencia en el club nocturno, donde aflora el NWR que todos amamos/odiamos, el de los colores saturados hasta el daño de iris, el que cuenta mucho sin decir apenas nada.

Toda la película está vertebrada por un aliento freudiano de matar al padre: Tobby debe acabar con el Duke para tener una vía de escape, y a la vez el hijo de Tobby, un bebé no deseado, tendrá que acabar con este, en una huida que tiene mucho de aliento poético y sucio. Ya solo queda enfrentarnos a la tercera parte y última, antes que el director danés comience a rodar su historia de vikingos: Valhalla Rising.

Antonio Bret

Nacido en el sur de España, Antonio Bret estudia producción de cine y TV pero se dedica a la redacción web. Apasionado de las nuevas tecnologías desde que era pequeño. Cinéfago de pro es fan de Lucio Fulci, David Cronenberg, Hayao Miyazaki y Mónica Naranjo. También es adicto a los one hit wonders de los 80 y al cine europeo de planos largos.

1 respuesta

  1. 21 noviembre, 2016

    […] al año siguiente de su precuela Pusher II, Pusher III: Soy el ángel de la muerte supone la, hasta el momento, conclusión de la trilogía […]

Deja un comentario